EFESegovia

La actuación arqueológica vinculada a las obras de la calle San Juan en Segovia ha dejado al descubierto los vestigios de la puerta San Juan derribada hace 130 años para permitir el paso de los carruajes.

El proyecto ya preveía la posibilidad de que estos restos se encontraran bajo el adoquín aunque se desconocía si seguirían en pie o habrían desaparecido por completo, según ha explicado la arqueóloga responsable, Clara Martín, que ha presentado hoy los hallazgos junto a la alcaldesa, Clara Luquero, y la concejala de Obras, Servicios e Infraestructuras, Paloma Maroto.

Martín ha indicado que esta intervención ha permitido documentar diversas fases constructivas de esta puerta de acceso al recinto histórico, que data de los siglos XII-XIII, aunque fue reconstruida en el XVII.

El hallazgo más destacado es un cubo de la muralla medieval de la ciudad, de planta cuadrada, aunque también se distinguen los vestigios de fases posteriores de ensanche de la calle que, según ha expuesto, datan de los siglos XV, XVIII y XIX, ya que en 1888 es cuando se derriba la puerta.

Las antiguas alineaciones de la calle San Juan quedarán marcadas en el pavimento, igual que la ubicación del cubo para que los ciudadanos puedan conocer la evolución de esta vía, ha detallado Martín.

La calle ha sufrido numerosas reformas a lo largo de siglos, entre las que ha destacado el derribo de las viviendas existentes en el lado izquierdo durante los años 50, que también ha podido documentarse en esta fase de la obra.

Además, Martín no ha descartado que en la zona de la plaza del Conde Cheste pueda aparecer algún resto vinculado a la antigua iglesia de San Pablo.

Por su parte, Luquero ha insistido en que estos hallazgos no supondrán un retraso de las obras, que cuentan con un plazo de ejecución de siete meses y que se iniciaron a mediados de junio, porque ya estaban previstos en el proyecto y el estudio arqueológico se está compaginando con normalidad con la intervención.

La concejala de Obras ha detallado que ya se ha levantado el adoquín y la losa de hormigón de la calzada, de unos 200 metros, correspondiente a la primera fase, también se ha levantado la acera del lado izquierdo y se están instalando los nuevos sistemas de saneamiento y abastecimiento. EFE