EFEAtapuerca (Burgos)

La campaña de excavaciones de este verano en Atapuerca será la más potente en más de cuatro décadas de trabajo, con unos 300 excavadores que investigarán en once yacimientos hasta finales del mes de julio, según ha informado en rueda de prensa uno de los codirectores del equipo de investigación, Eudald Carbonell.

Uno de los puntos más prometedores de la excavación de este verano será la revisión del nivel inferior del yacimiento Elefante, donde se intentará confirmar que su datación, de hace entre 1,3 y 1,4 millones de años, es correcta, lo que podría suponer que es la zona más antigua de Atapuerca en la que se han encontrado vestigios de presencia humana, aunque hasta ahora no han aparecido restos óseos, ha explicado otro de los codirectores, José María Bermúdez de Castro.

Otro yacimiento emblemático del complejo, Gran Dolina, avanzará en esta campaña en un nivel donde se espera obtener datos de una etapa de despoblación en Europa, hace entorno a medio millón de años.

Además, los investigadores confían en poder avanzar para que el año que viene se pueda comenzar a trabajar en el nivel 6, donde aparecieron restos de Homo Antecessor, un homínido que hasta ahora solo está descrito en Atapuerca.

“Hasta ahora, en la cata que se realizó, se han identificado 170 restos de Antecessor y confiamos en que esa cifra se duplique cuando realicemos trabajos en toda la superficie de ese nivel”, ha apuntado Bermúdez de Castro.

Otro de los codirectores, Juan Luis Arsuaga, ha destacado los trabajos que se van a realizar en la zona exterior de Galería, donde esperan encontrar más elementos de la estancia de los neandertales en Atapuerca y, sobre todo, excavar para determinar con mayor precisión la extensión del yacimiento y su riqueza, de cara a plantear a la Junta de Castilla y León alguna medida de protección específica para esa zona.

Se trata de la tercera campaña en este yacimiento, donde en las dos anteriores, pese a la limitación de excavadores obligada por la pandemia, se encontraron restos que “hacen pensar en un yacimiento rico en fósiles”, ha explicado Arsuaga.

Otro de los yacimientos del complejo, Cueva Fantasma, ha sido definido por Carbonell como “un yacimiento para el futuro”, en el que se trabajará en la zona de entrada a la cueva, con la primera exploración de la entrada original, y en el sector interno.

En esta zona de los yacimientos se realizará también un sondeo arqueológico para intentar conocer los niveles de la cueva hasta hace unos 30.000 años, con el objetivo de localizar registro arqueológico de esa época, que sería especialmente importante porque hay pocos restos de esa época en la sierra de Atapuerca.

En esta campaña se retomarán también los trabajos en la Sima de los Huesos y en el interior de la Galería de las Estatuas, que se vieron especialmente afectados por las restricciones de la pandemia, por lo que ahora se retomarán de forma intensiva. EFE

1010207

Psb/grg

(foto)