Madrid, 19 ene (EFE)-. La marca de agua mineral natural Bezoya, del grupo burgalés Pascual, ha anunciado este miércoles que, además de haber cumplido en 2021 con su objetivo de que sus botellas sean al cien por cien de plástico reciclado, alcanzará este año la neutralidad de carbono en el proceso de envasado.

Según ha detallado en un comunicado, la marca reutilizó para el envasado 7.000 toneladas de plástico en 2021, lo que equivale a unos 280 millones de botellas de agua de 1,5 litros; de acuerdo a sus cálculos, de esa forma evitó "la emisión de 26,2 millones de kg de CO2 a la atmósfera, equivalentes al consumo eléctrico de 25.900 hogares españoles".

Ha recordado, en este sentido, que dentro del programa "Compromiso Bezoya" se establecía que para 2021 sólo empleara plástico reciclado, rPET.

El director del Negocio de Aguas de Pascual, Eliecer Hernández, ha explicado que dicho compromiso "nace del inconformismo de la marca para ser cada vez más respetuosos con nuestro entorno, atendiendo las demandas de los consumidores y de la sociedad en general".

Con el foco "en el abandono de residuos plásticos", uno de los retos globales "más urgentes en la lucha contra el cambio climático", la compañía ha incidido en que "cada año se introducen en el océano entre 4,8 y 12,7 millones de toneladas de plástico, que significan el 80 % del total de las basuras marinas".

Respecto a la neutralidad de carbono (que se logra cuando se emite la misma cantidad de CO2 que se retira), ha precisado que para conseguirla reducirá y compensará las emisiones de alcance 1 (las que genera directamente por el uso de combustibles y refrigerantes) y las de alcance 2 (las indirectas, derivadas de la electricidad en las plantas de envasado).

La marca registra desde 2013 su huella de carbono en la Oficina Española de Cambio Climático (OECC), utiliza energía eléctrica renovable y posee certificados medioambientales como el Sello Aenor Residuo 0 a vertedero o el "LEED Silver" de su planta de envasado de Ortigosa del Monte (Segovia) , según ha subrayado.

Para Hernández, se trata de "un nuevo horizonte medioambiental, acelerando la llegada de la neutralidad en carbono para 2022. En la lucha contra el cambio climático no hay sitio para el conformismo, a cada avance que obtengamos le seguirán siempre nuevos retos y compromisos".

Desde la empresa han recordado sus nuevos formatos y modelos de negocio basados en la sostenibilidad ambiental, como el "Bag in Box" (fuente de agua de 8 litros envasado en cartón) o los tiradores de barra para hostelería, con cajas de 12 litros, que evitan "la logística inversa, al no tener que retornar envases de vidrio". EFE