EFEValladolid

La población de Castilla y León respiró aire insalubre durante 2021 a pesar de las restricciones de movilidad impuestas con motivo de la pandemia sanitaria del coronavirus, según el Informe Estatal de Calidad del Aire 2021 elaborado por la organización Ecologistas en Acción.

De acuerdo con los niveles establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el objetivo a largo plazo para proteger la vegetación de la UE, el aire contaminado afectó en 2021 a las tres cuartas partes de la población de Castilla y León, situada en la Meseta y en las zonas sur y este.

El diez por ciento de la población afectada, cerca de 250.000 personas, habita en la Montaña Sur, mientras que la estación de medición de El Maíllo (Salamanca), que abarca las zonas sur y este, "superó el objetivo legal para la protección de la vegetación" establecido en el caso del ozono.

No obstante, al igual que en el resto de España y en relación con 2020, la calidad del aire ha mejorado en Castilla y León aunque en niveles insuficientes para erradicar su condición insalubre, han informado este lunes fuentes de la organización ecologista a través de un comunicado que firma uno de sus portavoces autonómicos, Miguel Ángel Ceballos.

Se ha registrado, no obstante, una reducción notable de los niveles de dióxido de Nitrógeno (NO2), de dióxido de azufre (SO2), de ozono troposférico y, más matizada, de partículas en suspensión con los niveles más bajos de la última década, según las mismas fuentes.

A ello ha contribuido, además de la restricción general de movilidad y encogimiento económico derivado de la pandemia sanitaria de los dos últimos años, al cierre de las centrales térmicas de carbón del norte de León y de Palencia.

El Informe Estatal de Calidad del Aire en España ha sido elaborado con datos procedentes de las mediaciones realizadas en ochocientas estaciones oficiales distribuidas por toda España, de las cuales 45 está situadas en Castilla y León. EFE