EFEValladolid

Toda Castilla y León está en alerta por calor este viernes, último día de julio, salvo León, especialmente intenso en la zona sur abulense donde se alcanzarán los 39 grados, de acuerdo a los datos publicados por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en su web.

Solo hay nivel naranja, por riesgo importante, en esa zona de la provincia de Ávila, y en el resto de provincias el aviso es de nivel amarillo, con 38 grados en el norte de Burgos y sur de Salamanca, 37 en buena parte de la zona de la meseta y 35 en el Sistema Central.

Con la alerta naranja existe un riesgo importante en fenómenos meteorológicos no habituales y con cierto peligro para las actividades usuales; y con la amarilla, la alerta no afecta a la seguridad de las personas pero sí a la hora de hacer alguna actividad concreta.

La alerta es entre la dos de la tarde y las nueve de la noche, de acuerdo a las mismas fuentes.

El tiempo se prevé para este viernes, último día de julio, poco nuboso con alguna nubosidad de evolución dispersa y tendiendo al final del día, en el norte, a cielo nuboso o cubierto, con baja probabilidad de alguna llovizna en el noreste.

No se descarta algún chubasco con tormenta disperso y ocasional en las montañas del norte y este.

Las temperaturas mínimas irán en descenso y las máximas sin cambios, salvo en el extremo norte montañoso, donde descenderán; con vientos del oeste y suroeste, flojo, aumentando por la tarde.

En las capitales de provincia las mínimas estarán entre los 16 grados de Burgos y los 22 de Segovia, con máximas de 38 en Valladolid.EFE