EFEZamora

La organización agraria COAG ha sostenido que los ataques del lobo a la ganadería se han incrementado desde que está en vigor el nuevo estatus del animal, al ser incluido en el listado de especies que requieren especial protección, y ha denunciado que desde entonces se han retrasado los expedientes de indemnización a los ganaderos que sufren ataques.

COAG ha criticado además este miércoles en un comunicado que la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, no ha aportado aún los 20 millones de euros que prometió tras incluir el lobo en el listado Lespre.

Del mismo modo, la organización agraria ha lamentado que el consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, no haya redactado aún una normativa que proteja al ganadero al norte del río Duero, donde el lobo ha dejado de ser especie cinegética desde el pasado otoño tras ser incluida la especie en el listado Lespre.

COAG ha reclamado a la Consejería de Medio Ambiente que acorte los plazos de las ayudas por los ataques del lobo que sufren los ganaderos situados al sur del Duero y ha lamentado que al norte de ese río ni se conceden compensaciones económicas por los ataques ni se las espera.

La Coordinadora Agraria ha denunciado que algunos expedientes por ataques al sur del Duero llevan casi seis meses "dormitando en los despachos" de la Consejería de Medio Ambiente.

A esos problemas, COAG ha añadido los derivados del incendio de la Sierra de la Culebra de Zamora, que ha creado "un escenario inédito con la fauna de la zona" ya que algunos animales han acabado calcinados y otros se han desplazado a otras zonas.

Por ello, el lobo ha perdido parte de sus recursos alimentarios, por lo que COAG ha mostrado su temor a que aumenten los ataques del lobo a las ganaderías.

Sobre el retraso en las indemnizaciones por los ataques, COAG ha puesto el ejemplo de ganaderos salmantinos afectados del entorno del embalse de Almendra.

En un caso el ataque se produjo en febrero y aunque la resolución que le da derecho a la indemnización la recibió en abril aún no ha llegado el dinero pese a haber pasado casi seis meses de espera.

Otro ganadero de la zona también lleva cuatro meses esperando la ayuda, mientras que el titular de una explotación en Villaseco de los Reyes lleva varias semanas sin respuesta de la Administración después de que los técnicos se acercaran a evaluar los daños.

Frente a esos plazos, en el pasado Medio Ambiente tardaba en algunos casos tan solo veinte días en emitir una resolución tras evaluar los técnicos el ataque, según ha denunciado COAG. EFE

1010037

aff/erbq