EFESegovia

El Alcázar de Segovia ha inaugurado este viernes la nueva plaza de la Reina Victoria Eugenia tras finalizar la mayor intervención de la fortaleza hasta la fecha, unas obras que han sufrido algo más de un año de retraso por cambios en el proyecto, los hallazgos arqueológicos encontrados y la pandemia.

En el acto celebrado en la plaza remodelada ubicada frente al monumento, han intervenido el presidente del Patronato del Alcázar, Enrique Silvela Díaz-Criado; el autor del proyecto, el maestro mayor José Miguel Merino de Cáceres; y la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, que también forma parte del Patronato.

Han estado presentes en la inauguración diversas autoridades, como la subdelegada del Gobierno en Segovia, Lirio Martín; el delegado territorial de la Junta de Castilla y León, José Mazarías, y el presidente de la Diputación Provincial, Miguel Ángel de Vicente.

Durante su intervención, el presidente del Patronato del Alcázar, el general Enrique Silvela Díaz-Criado, ha recordado que las obras comenzaron en enero de 2019 con un presupuesto "ambicioso pero contenido" de 1.700.000 euros, lo que lo convertía en "el mayor proyecto que ha iniciado el Patronato".

La idea inicial era fundamentalmente renovar paseos, aceras, jardines, el arbolado, los bancos y la práctica totalidad de la Casa de la Química, que data del siglo XVIII y está situado en la plaza a unos metros del Alcázar, además de restablecer las redes de agua, electricidad y telecomunicaciones y mejorar la accesibilidad.

El general ha destacado que el esfuerzo del Patronato por llevar a cabo las obras en ese primer año "sin cerrar ni un sólo día el Alcázar" permitió al monumento batir su récord de visitas anuales hasta el momento, con más de 750.000 visitantes, el once por ciento más respecto a 2018.

Una vez comenzadas las obras, se detectó la necesidad de mejorar la seguridad de la fortaleza, por lo que se llevó a cabo la modificación del proyecto de ejecución para incluir la ampliación de la red exterior de protección contra incendios del Alcázar.

También han retrasado el plazo de las obras los hallazgos históricos encontrados durante las mismas, que han sido tratados con "enorme delicadeza", ha precisado el coronel.

Entre estos descubrimientos se encuentran los restos de edificios asociados al palacio episcopal construido en el siglo XV por Arias Dávila, los de la antigua catedral de Santa María y diversas canalizaciones de distintas épocas pertenecientes a la red de distribución del Acueducto de Segovia.

Otro motivo de retraso ha sido la pandemia, según ha señalado el presidente del Patronato, pues la alarma sanitaria paralizó la intervención durante dos semanas, obligó a reorganizar las cuadrillas para restringir el contacto entre los trabajadores y también trastocó la provisión de materiales.

La crisis del coronavirus y las medidas de restricción para contener su propagación han llevado al monumento a cerrar entre semana y realizar un ERTE que desde noviembre del año pasado afecta a sus 35 trabajadores con una reducción del 40 por ciento de las horas, ante la caída de visitantes.

Los citados imprevistos han ocasionado que las obras que este viernes se han dado por finalizadas hayan demorado algo más de dos años, el doble de lo planificado, y que el presupuesto haya ascendido finalmente a los 2,5 millones de euros.

Por su parte, la alcaldesa de Segovia, ha calificado el resultado de "excelente", pues en su opinión un paseo por la nueva plazuela es el "digno prólogo de la maravilla arquitectónica que es el Alcázar".

"Desde hoy disfrutaremos y cuidaremos de este espacio, uno de los mas especiales de la ciudad", ha celebrado la regidora. EFE

1011939

lll/erbq

(foto)