EFEZamora

El barco turístico por aguas internacionales del Duero que recorre el tramo fronterizo del río a la altura de Torregamones (Zamora) y Miranda do Douro (Portugal) ha retomado su actividad, aunque sin parar en las dos orillas del río para no infringir el cierre de fronteras entre España y Portugal.

La empresa promotora los recorridos turísticos en la embarcación y de un proyecto de preservación de la biodiversidad de la zona, Europarques Hispanolusos, ha anunciado la reanudación de los cruceros ambientales por los Arribes del Duero, que forman parte de la reserva de la biosfera transfronteriza Meseta Ibérica.

El coordinador de Europarques Hispanolusos, David Salvador, ha explicado que este proyecto de ecoturismo se ha reinventado para adaptarse al cierre de fronteras entre España y Portugal y las limitaciones perimetrales impuestas por la pandemia de covid-19.

Para ello, se ha diseñado una nueva oferta de turismo en la embarcación con experiencias VIP y modalidades de crucero basadas en la sostenibilidad y accesibles a través de la página web de Europarques Hispanolusos.

Hasta la reapertura de fronteras, el crucero del parque natural Arribes del Duero realizará salidas especiales para senderistas desde el paso de la campana, al que se accede por un camino de 700 metros que llega a la zona de atraque del barco del paso de la campana.

El trayecto a pie hasta el embarcadero transcurre por el sendero GR14-Calzada Mirandesa, tiene una duración de unos 20 minutos y para realizarlo se recomienda el uso de calzado deportivo.

El recorrido en barco, de una hora de duración, se realiza por aguas internacionales sin llegar a atracar en la parte portuguesa para no infringir la restricción de paso en la frontera.

El aforo de la embarcación se ha reducido a un tercio de su capacidad y se facilita gel hidroalcohólico a todos los embarcados como medidas frente a la pandemia de covid-19.

Esa empresa también ha reanudado el crucero de interpretación subacuática que realiza por el Lago de Sanabria, también perteneciente a la reserva de la biosfera Meseta Ibérica y ubicado en Ribadelago (Zamora).

La embarcación, que utiliza energía eólica y solar para su propulsión, ha incorporado un nuevo robot subacuático con un brazo articulado, sistema de medición láser y nuevos sensores que se utilizan en una investigación desarrollada en colaboración con el Real Jardín Botánico de Madrid.

La toma de datos se efectúa durante los trayectos turísticos por el Lago de Sanabria de una hora y media de duración que, con salida y llegada a la playa de Custa Llago, realiza esa embarcación. EFE

1010037

aff/mr