EFEValladolid

El Gobierno ha designado como servicio esencial 47 alojamientos hosteleros de Castilla y León destinados, desde este miércoles, a trabajadores que realicen labores fundamentales como las Fuerzas y Cuerpos de seguridad del Estado, personal sanitario y transportistas de viajeros y mercancías.

La orden del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana que publica el Boletín Oficial del Estado (BOE), vigente desde este miércoles, afecta a 370 hoteles y hostales pero también a cámpings, aparcamientos de caravanas y otros establecimientos similares diseminados por toda España hasta un total de 370.

En Castilla y León se han habilitado nueve en Valladolid, que son cinco hoteles y tres hostales en la capital y un hotel en Medina del Campo; siete en Segovia, que se dividen en dos hoteles, un hostal y un apartamento en la capital; otro hostal en Madrona; un hotel en Torrecaballeros y otro más en Valverde del Majano.

En Soria son siete establecimientos repartidos en la capital dos hoteles y dos hostales; en Arcos de Jalón un hotel; en Ólvega un hostal; y en Valdeavellano de Tera una casa rural; en León hay seis distribuidos en dos hoteles y un aparthotel en la capital; y tres hoteles más en Astorga, Ponferrada y Villaquilambre.

En Ávila se han habilitado para esta función cinco hoteles, todos en la capital; en Burgos son cuatro, tres de ellos en la capital y otro en Miranda de Ebro; otros cuatro en Salamanca, que son dos en la capital, uno en Béjar y un hostal en Santa Marta.

A Zamora le corresponden cuatro hoteles, dos de ellos en la capital, uno en Benavente y otro en Castro de Sanabria; y en Palencia tan solo hay un hotel habilitado en la capital.

En ellos se podrán alojar los responsables de garantizar el suministro de bienes y servicios necesarios; el transporte de mercancías; la entrega de productos adquiridos online, el abastecimiento alimentario, y el suministro de energía eléctrica, productos derivados del petróleo y gas natural.

Esto incluye a los que realizan tareas de mantenimiento; asistencia sanitaria; reparación y obras; suministro y transporte; personal de operadores de telecomunicaciones y centros de procesos de datos; personal de prevención y extinción de incendios; trabajadores de plantas petroquímicas o centrales eléctricas o nucleares, y personal ligado a actividades de salvamento, entre otros.

Además, también se contemplan situaciones de fuerza mayor como turistas que no han podido regresar a sus países de origen o individuos que atiendan a personas con discapacidad, y en general a todas aquellas personas que por causa de fuerza mayor o situación de necesidad requieran asegurar alojamiento puntual con urgencia. EFE

1011920