EFEValladolid

El Real Valladolid, a pesar de que le fue ofrecida la posibilidad de hacer el test del coronavirus a sus empleados, no quiso llevarlo a cabo por "criterio médico y social", tal y como ha explicado, a través de la web del club, el director del Gabinete de Presidencia, David Espinar.

Según ha indicado, "si no hay sintomatología, no es recomendable pasar el test porque además hay colectivos menos beneficiados, con más necesidades y problemas, que tienen que tener más acceso a esa prueba", lo que evidencia la responsabilidad social del club en estos momentos tan delicados para la salud de las personas.

"Como todos, estamos expectantes ante lo que sucede en el fútbol y en la sociedad: la cifra de contagios, las familias afectadas, y nos hemos ido adaptando a esta situación de la mejor manera posible, afrontándolo con una forma de trabajo distinta, desde nuestras casas", ha comentado.

Desde el Real Valladolid, ha añadido, "se vio rápidamente que era fundamental preservar la salud" de sus empleados, jugadores, técnicos y resto de personal, y se pusieron "medidas restrictivas, como el teletrabajo o el no conceder entrevistas de forma presencial, porque por encima de todo estaba la salud de los que trabajan en el club, directa o indirectamente".

También el presidente de la entidad blanquivioleta, Ronaldo Nazario, "está, como todos, pendiente de lo que sucede, de las evoluciones del virus a nivel internacional y de la gestión que el comité de 'crisis' del club está realizando, mostrando su apoyo y lanzando mensajes de ánimo a todos", ha detallado.

Respecto a la plantilla del primer equipo, desde que se anunció que se anulaban los entrenamientos, "se ha trabajado con los diferentes departamentos para encontrar la mejor fórmula para el mantenimiento físico de los jugadores, más intensamente en el caso del primer equipo".

Se les ha proporcionado material para trabajar el tono físico, pero también recomendaciones desde el punto de vista nutricional y psicológico "para aprender a estar en esta situación de confinamiento", ya que "esto es un bloque homogéneo en el que todos están dando lo máximo de sí".

"Se hace un seguimiento a distancia de la evolución física de los jugadores, y se mantiene un estrecho contacto con los médicos para evaluar su estado de salud", ha añadido.

La UEFA decidió aplazar hasta 2021 la celebración de la Eurocopa 2020, con el objetivo de que las competiciones domésticas tengan a su disposición más fechas, algo con lo que está de acuerdo el Real Valladolid, pero sin perder de vista que "lo único importante es el control de la pandemia".

"Creo que debemos tomar con reserva estas fechas que se han marcado y tendremos que estar pendientes de cómo evoluciona la enfermedad, aunque esperemos que todo vaya bien", ha matizado Espinar al tiempo que ha advertido de que "antes de que se reanude LaLiga será necesario un proceso de readaptación de los futbolistas al ejercicio físico y al ritmo competitivo".

En todo caso, Espinar no quiere aventurarse y predecir qué ocurriría en caso de que no se pudieran disputar los partidos que faltan: "Queremos honrar la competición y no ponernos en la peor situación, sino ser optimistas y pensar que se va a poder acabar el campeonato y que el Real Valladolid continuará en Primera".

Por último, ha asegurado que el Real Valladolid "está centrado en las cuestiones de salud de trabajadores, abonados, y de la sociedad en general" y quieren "articular algún sistema de ayuda para formar parte de los que contribuyen a mejorar esta situación", de ahí que no se haya pensado en las pérdidas que puede traer consigo el parón competitivo. EFE