EFEMadrid

La estrategia de conservación y gestión del lobo en España pretende promover su recuperación natural, fomentando su expansión hacia el este y el sur de la Península, además de impulsar su coexistencia con la ganadería extensiva, reduciendo de forma significativa los daños al ganado.

Así lo recoge la "Estrategia para la Conservación y Gestión del Lobo y su Convivencia con las Actividades del Medio Rural" elaborado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico en colaboración con las Comunidades Autónomas, y aprobado en la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente.

Dicho documento, que actualice la norma vigente desde 2005, recoge las lineas prioritarias de actuación para los próximos años, a pesar de que en todo territorio español los lobos (Canis lupus) son objeto de protección especial al estar incluidos en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial.

Entre las medidas, destaca la coexistencia entre la ganadería extensiva y el lobo, reduciendo los daños al ganado y, para ello, el documento incluye criterios de distribución de presupuesto a las Comunidades Autónomas para medidas de protección del ganado y para indemnizaciones por daños a la ganadería producidas por el lobo.

En este punto, cabe destacar que los fondos disponibles a transferir a las CCAA se distribuirán a través de dos líneas específicas: la primera, en prevención de daños a la ganadería, y la segunda, en indemnizaciones, por daños producidos por depredaciones y otros efectos negativos asociados a la acción del lobo y que den como resultado la muerte de ganado.

La aprobación de dicho es un "paso necesario" para la articulación adecuada del reparto de los fondos previstos en los Presupuestos Generales del Estado de 2022 para que, en último término, apoyen a los titulares de explotaciones ganaderas.

Otras prioridad en la nueva Estrategia es el desarrollo de un "protocolo coordinado de intervenciones y/o extracciones selectivas de individuos de lobo" que incluya criterios de necesidades de actuación ante situaciones contempladas en la legislación aplicable (excepciones al régimen de protección marcadas por la Directiva Hábitats ).

Asimismo, en relación con los métodos empleados en las extracciones selectivas, es importante que exista justificación suficiente acerca de su eficacia y adecuación (se pretende que existan las necesarias garantías jurídicas cuando resulte preciso llevar a cabo extracciones).

En líneas generales, el plan prevé también aumentar el conocimiento sobre dicha especie y promover actuaciones para la mejora de la percepción social y difusión de los valores ecológicos en los espacios en los que conviven el lobo y la ganadería extensiva.

Otros aspectos importantes son la vigilancia y control de los territorios de expansión de la especie, el aumento de la disponibilidad de carroña, captura y retirada del medio natural de perros, ante las sospecha de hibridación o de manadas mixtas de lobos y perros, así como la prevención y lucha contra la mortalidad ilegal del lobo y los atropellos. EFE