EFEZamora

La Feria de la Cerámica y Alfarería Popular de Zamora, que este año alcanza su quincuagésima edición y es la decana en España en el sector, congrega a 86 artesanos de España y Portugal.

El tradicional encuentro, que se enmarca en las ferias y fiestas de San Pedro, ha vuelto al casco antiguo de la ciudad ya sin restricciones sanitarias por la pandemia de covid-19.

Esta reunión se había desarrollado de forma ininterrumpida desde 1972 hasta 2020, cuando fue cancelado por la pandemia. En 2021 se celebró en un formato reducido, únicamente con la presencia de artesanos de Castilla y León.

En total, las plazas de Viriato y Claudio Moyano albergan hasta el próximo miércoles 29 de junio, festividad de San Pedro, 86 puestos: 38 de alfarería, 46 de cerámica y dos dedicados a la cerámica antigua.

Los artesanos proceden de Castilla y León y de otras comunidades autónomas de España como Extremadura, Castilla-La Mancha, Asturias, Cantabria, Madrid y la Comunidad Valenciana, además del país vecino Portugal.

Entre las piezas de alfarería expuestas predominan las cazuelas, los platos y las fuentes de barro, así como los típicos hornos; mientras que en los puestos dedicados a la cerámica destacan los objetos decorativos y los artículos de bisutería.

Una de las artesanas presente en la feria es Mari Carmen Pascual, procedente de la localidad zamorana de Moveros, ubicada en la comarca de Aliste y conocida por su tradición alfarera.

Mari Carmen Pascual, que además forma parte de la organización del evento, ha explicado que la de Zamora es una de las ferias más importantes del sector y que la vuelta a la normalidad del evento es una alegría para los participantes.

“Es una de las ferias en las que más se vende porque yo creo que no hay una persona que venga y se vaya sin comprar una pieza. Zamora es única por eso”, ha destacado la alfarera de Moveros.

Desde el municipio alfarero de Salvatierra de los Barros (Badajoz) ha llegado José María Guisado, quien ha destacado el impulso que supone este evento para poder seguir adelante con su oficio y con esta tradición.

"Todos queremos venir a Zamora porque es un sitio encantador y vendemos de maravilla. No en todas las ferias se vende bien, pero aquí da gusto venir y estamos deseando venir siempre", ha afirmado.

Sobre la vuelta tras el parón obligado debido a la pandemia, ha asegurado que el público tenía "muchas ganas de salir a la calle y de volver a ver la feria".

El encuentro se completa con actividades como la VI Exposición de Cerámica y Alfarería Popular en el Museo Etnográfico de Castilla y León, el V Certamen del Barro Herminio Ramos Pérez, las IV Jornadas de Cerámica y Barro, que incluyen conferencias de expertos en la materia, y las visitas temáticas que ofrece el Museo Etnográfico en torno al oficio de la alfarería y a las piezas más representativas de la provincia de Zamora. EFE