EFEBurgos

La asociación conservacionista GREFA, la Junta de Castilla y León y el Gobierno de La Rioja anuncian que dos buitres negros, que figura en el catálogo de especies amenazadas, han nacido recientemente en la Sierra de la Demanda y en los próximos días se espera el nacimiento de un tercero en la misma zona.

El nacimiento de estos dos pollos, que ha tenido lugar en la zona de la Sierra de la Demanda incluida en la provincia de Burgos, confirma el éxito de las reintroducciones de buitre negro que se iniciaron en 2017 en el término municipal de Huerta de Arriba (Burgos), a iniciativa de GREFA, con la colaboración de la Junta de Castilla y León y el Gobierno de la Rioja.

El trabajo de GREFA destinado a la recuperación del buitre negro se canaliza a través del 'Proyecto Monachus', bajo cuya cobertura se han liberado en los últimos tres años casi medio centenar de buitres negros en la Sierra de la Demanda, lo que ha permitido que se hayan formado nueve parejas de la especie con posibilidades de reproducirse en la actualidad.

Seis de estas parejas, cuyos nidos se distribuyen por dos términos municipales de la provincia de Burgos y uno de La Rioja, han incubado su puesta, que en el buitre negro está constituida por un único huevo, en 2020, el primer año en el que la especie cría con éxito en la Sierra de la Demanda.

La pareja formada por dos buitres negros reintroducidos en 2017 ha sido la primera que ha visto nacer su pollo, en concreto el pasado 30 de abril.

La segunda pareja está formada por el primer ejemplar de buitre negro que se introdujo en 2017 y una segunda ave que procedía de una colonia externa, cuyo pollo nació el 14 de mayo.

La pareja de la que aún se espera el nacimiento de su pollo es la formada por dos ejemplares exógenos, no introducidas de manera forzada sino procedentes de otras colonias.

Las tres parejas restantes, aunque iniciaron la incubación, han fracasado, debido a la inexperiencia propia de las aves jóvenes y primerizas que constituyen la nueva colonia de buitre negro de la Sierra de la Demanda y, posiblemente, a las inclemencias meteorológicas de esta primavera.

El proyecto lanzado por GREFA cuenta desde su origen con la colaboración de la Junta de Castilla y León y, más recientemente, del Gobierno de la Rioja, lo que ha permitido el trabajo conjunto con Agentes Medioambientales, Celadores de Medio Ambiente y Agentes Forestales de ambas comunidades autónomas.

Cuenta también con el respaldo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

El Proyecto Monachus busca conectar las grandes colonias de buitre negro del centro y el sur de la Península Ibérica con las que se están creando en Francia y otros países.

Para lograrlo no solo actúa en la Sierra de la Demanda sino en el prepirineo catalán (Boumort), donde ha nacido medio centenar de buitres negros desde que comenzó el proyecto y este año hay más de diez parejas nidificando. GREFA tiene previsto iniciar en un futuro próximo un proyecto similar en el sur del Sistema Ibérico, concretamente en la comarca de Els Ports (Tarragona).

Muchos de los buitres negros liberados proceden de un buen número de centros de recuperación de fauna, que han cedido al Proyecto Monachus ejemplares rehabilitados en sus instalaciones tras sufrir alguna lesión o enfermedad.

También hay buitres negros reintroducidos que proceden del centro de cría en cautividad de especies amenazadas que GREFA tiene en Majadahonda (Madrid), instalación que en 2020 ha conseguido el récord sin precedentes del nacimiento de seis pollos de esta especie en una misma temporada reproductora. EFE