EFEMadrid

Los planes de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) de eliminar las plantaciones de chopos en su cuenca, supondría un perjuicio para el medio rural de "23 millones de euros anuales", según los cálculos de la plataforma '+Chopo Sí', contraria a esta medida.

La propuesta para impedir plantar más árboles de esta especie en terrenos de dominio público hidráulico cartográfico figura en el borrador de proyecto del 'Plan Hidrológico del Duero' para el período 2022-2027 publicada el pasado 22 de junio y, según los cálculos de la asociación, supondría "la pérdida de almacenamiento de 1,5 millones de toneladas de CO2, el equivalente a las emisiones 260.000 personas".

La plataforma '+Chopo Sí' afirma que la decisión de la CHD "no está basada en sólidos informes técnicos" sino en una evaluación para prevenir futuras riadas, lo que califica como "contradictorio", puesto que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico "reconoce el impacto positivo de las choperas en los episodios de inundación".

Además, señala la postura de otras confederaciones hidrográficas, la del Miño-Sil y la del Ebro, muy diferentes ya que la primera permite cultivos de chopo a cinco metros y la segunda "no sólo lo prohíbe, sino que directamente promueve" el cultivo de esta especie.

Además de la captura de CO2 en un ciclo largo de años, la asociación ha señalado otros beneficios ambientales de las choperas, como su configuración de "corredores ecológicos" que favorecen el desplazamiento de especies animales en paisajes agrarios o la capacidad de estos árboles para actuar como "filtros verdes" y proteger el agua del fenómeno de eutrofización.

'+Chopo Sí' es una organización surgida de la unión de las asociaciones de propietarios de choperas (COSE y FAFCYLE) y la que representa a la industria que utiliza estos árboles como materia prima (AEFCON) con el objetivo de "unir a todos aquéllos preocupados por la indefensión que provoca esta imposición unilateral de la CHD". EFE