EFEPalencia

El Románico Palentino, el Camino de Santiago y el Museo de Pontevedra participan como destinos piloto en el proyecto Impactour que desarrollan doce entidades de nueve países de la UE, y que tiene como reto el de evaluar el impacto del turismo cultural para convertirlo en eje de desarrollo.

La Fundación Santa María la Real, con sede en Aguilar de Campoo (Palencia), es uno de los socios de este proyecto europeo y estos días coorganiza en Matera (Italia) una sesión de trabajo en la que se debate sobre las necesidades y el potencial que el sector del turismo cultural ofrece en Europa.

Según ha informado la entidad, el turismo cultural se considera un factor de crecimiento económico y un puente entre diferentes culturas en el desarrollo de las regiones europeas, sin embargo sigue siendo difícil estimar su impacto y evaluación de las políticas y estrategias que contribuyan al desarrollo sostenible.

Sobre esa materia trabaja Impactour, un proyecto de investigación que tiene como objetivo una metodología que permita medir el impacto del turismo cultural en el desarrollo económico y social de los territorios europeos para mejorar las políticas que se desarrollan en esta materia.

Combinando algoritmos de análisis de datos con estrategias de Inteligencia Artificial, Impactour ya ha identificado 51 indicadores cuantitativos y cualitativos para evaluar el impacto del turismo en los sitios y destinos culturales.

Los pilotos que participan en el proyecto se dividen en destinos rurales, urbanos, áreas industriales, áreas naturales y rutas culturales.

Dentro de estas categorías, España cuenta con tres: Románico Palentino, Camino de Santiago y Museo de Pontevedra, representados por el Ayuntamiento de Aguilar de Campoo (Palencia), la Fundación Santa María la Real y la Diputación de Pontevedra, respectivamente, todos ellos presentes en el encuentro de Matera.

Impactour cuenta con la participación de Fundación Santa María la Real junto a otros once socios de nueve países europeos: España, Portugal, Chipre, Estonia, Italia, Bélgica, Francia, Alemania y Países Bajos.

El proyecto está financiado por la Comisión Europea en el marco del Programa de Investigación e Innovación Horizonte 2020 y cuenta con presupuesto de casi tres millones de euros. EFE