EFEMadrid

El fin de semana volverá a estar marcado por tiempo estable, temperaturas muy por encima de los valores habituales para este mes, hasta 25 grados en Andalucía, Levante y norte peninsular, y por la escasez de lluvias, aunque el domingo el paso de un frente dejará chubascos débiles en Galicia y Cantábrico.

Seguimos bajo un "pronóstico de tiempo seco y soleado", salvo por algunos intervalos de nubes bajas matinales, y con temperaturas entre 5 y 10 grados por encima de lo normal, ha manifestado a EFE, Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Un mes y medio después del comienzo del invierno, la tendencia cálida prevista para este mes se confirma con registros máximos que, por ejemplo, entre el domingo y el lunes alcanzarán hasta 25 grados en el valle del Guadalquivir y en puntos de la cornisa cantábrica, y por encima de 20/22 grados en amplias zonas del suroeste peninsular.

Respecto a las densas y persistentes nieblas estacionadas los últimos días en numerosas comunidades del interior peninsular, Del Campo ha apuntado que "tienden a remitir" con lo que el sol irá ganando más protagonismo.

Hoy volverá a ser un día donde las temperaturas serán cálidas en casi todo el país, con más intensidad en el sur y este peninsular donde Murcia, Alicante, Valencia, Cádiz, Granada, Córdoba y Sevilla, registrarán las máximas con valores que oscilarán entre los 20 y 23 grados, mientras que en el centro peninsular Madrid subirá hasta los 17 grados y Toledo a 19 grados.

Rubén Del Campo también ha resaltado para este día los 21 grados que se alcanzarán en capitales de provincias como Bilbao, los 20 grados de Oviedo y los 19 grados de Santander.

La jornada del sábado se prevé cálida con máximas entre 23 y 20 grados en Sevilla, Murcia, Oviedo, Granada, San Sebastián, Córdoba, Cádiz, Alicante, Almería y Bilbao; el día más fresco lo pasarán en Castilla y León con valores cercanos a los 12 y 15 grados; por la noche, las mínimas continuarán altas para la época del año, con heladas débiles sólo en Pirineos.

Durante el domingo, las máximas ascenderán de manera "bastante generalizada" y en puntos del Levante y del norte del país se registrarán máximas de hasta 25 grados.

Para la próxima semana, el panorama apunta poco esperanzador, con intensas borrascas circulando al norte de Europa a medio plazo, mientras que en el sur del continente, apenas se verá el paso de la cola de los frentes, que, como mucho, podrían dejar algunas lluvias débiles y dispersas en el noroeste.

El lunes un frente atlántico, muy poco activo, que llegará por Galicia dejará en Galicia nubes abundantes y alguna lluvia, en general, débil, y no será hasta el martes y miércoles, cuando se establezca un débil flujo marítimo hacia los litorales norte y este peninsulares que propiciará precipitaciones dispersas en el Cantábrico oriental, Pirineo y litoral mediterráneo.

Así, las precipitaciones de estos días podrán ser en forma de nieve en la cordillera Cantábrica y el Pirineo por encima de unos 1.000 o 1.200 metros con heladas débiles no sólo en los sistemas montañosos del centro y norte, sino también en la Meseta; las lluvias llevarán asociado un descenso térmico que favorecerá la recuperación de valores habituales.

Para el jueves, se espera tiempo seco y soleado salvo en el noroeste peninsular, el área del Estrecho y el norte de las Canarias de mayor relieve, donde habrá posibles precipitaciones, en general débiles.

Esta situación de valores cálidos y escasez de lluvias en la península contrasta con Europa donde la anunciada borrasca "Dennis" dejará las próximas horas fuertes vientos, mala mar y lluvias intensas en las Islas Británicas, norte de Francia y Países Bajos, entre otros países.

Se espera un "tren de borrascas muy profundas" pero que a España apenas rozará, salvo algo de temporal marítimo y viento en el noroeste peninsular, ha concluido Del Campo. EFE