EFEValladolid

La capital vallisoletana marcó un récord de temperatura máxima para un mes de mayo, con 34,5 grados el pasado sábado, una décima más que los 34,4 del 29 de mayo del 2001; y en otras tres capitales, Ávila, Salamanca y Segovia se superaron los registros históricos en cuanto a las mínimas más altas, alguno, como el caso segoviano, que databa de 1947.

Así lo ha detallado este lunes en declaraciones a Efe el responsable de predicción de la Agencia Estatal de Meteorología en Castilla y León, Jesús Gordaliza.

En Salamanca, en la estación del aeropuerto de Matacán, la mínima fue de 18,1 grados también el sábado 21 de mayo, superando el récord de 17 grados de 1955.

En Segovia capital, el día 20 los termómetros no bajaron de los 21,4 grados, superando el récord de 20 grados de 1947; en Ávila se alcanzaron los 18,9 grados de mínima el pasado sábado, también el registro más alto tras los 18,4 de 2001; y en Salamanca capital se superaron los 17,8 de récord de mínima para un mes de mayo del 2012, con 19,8 también el día 21.

Lo normal es que en mayo se supere algún día los treinta grados, pero no que se llegue a los 34,4, registros de pleno verano, ha explicado Gordaliza.

TRES DÍAS DE REFRESCO, INCLUSO CON NIEVE Y HELADAS EL MIÉRCOLES, Y EL SABADO Y DOMINGO DE NUEVO MÁXIMAS DE JULIO

En cuanto a la previsión para esta semana, desde hoy y hasta el miércoles se esperan tres días de "refresco respecto a la semana pasada", con temperaturas propias de mayo, inferiores incluso las de mañana; y a partir del jueves se recuperarán las máximas por encima de las que corresponden a la época, y serán de nuevo veraniegas, por encima de los 30 grados, como en julio, el fin de semana.

Aunque volverá el verano, no se recuperarán los altos valores de las mínimas, e incluso el miércoles se espera alguna nevada en zonas altas y de montaña, a partir de mil metros, y alguna helada, en torno a los dos o tres grados, en la zona llana y de meseta de Soria y Segovia.EFE