EFEIbi (Alicante)

A golpe de escaramuzas y batallas de huevo, harina y petardos, un grupo de insurgentes, "els enfarinats" ("los enharinados"), ha tomado hoy el poder civil de forma ficticia en la villa de Ibi (Alicante), una tradición con algo más de 200 años de antigüedad y que se celebra cada 28 de diciembre.

Unos 2.000 kilos de harina (algunos hablan de 3.000 kilos), 800 docenas de huevos y 400 docenas de cohetes y petardos han sido la "munición" usada este año durante la "cruenta batalla" desencadenada en la plaza de la Iglesia, donde "els enfarinats" se han enfrentado a sus opositores en un ambiente carnavalesco y burlón.

El concejal de Fiestas y Tradiciones, Luis Vicente Martí, ha dicho a Efe que no se habían producido incidentes, salvo unas quince atenciones "leves" a miembros de "els enfarinats" y de la oposición, en algunos casos por quemaduras o porque la harina les había entrado en los ojos por efecto del viento.

Por primera vez se ha probado un "líquido transparente" para proteger de los impactos de huevos y cohetes la fachada de la Iglesia y el suelo de la plaza donde se asienta, al constituir un bien local y patrimonial que debe ser conservado, ha indicado Martí.

"Els enfarinats", ataviados con vestimentas estrafalarias y con el rostro completamente embadurnado de harina, se han adueñado simbólicamente de esta localidad juguetera coincidiendo con la festividad de los Santos Inocentes y han recaudado fondos ("impuestos") en los comercios, dinero que se destina a causas benéficas.

Además, este "gobierno" ha impuesto "la dictadura" de lo absurdo: "durante todo el día no se puede caminar por la acera o por la calzada, ni tampoco por el sol, ni por la sombra", han manifestado los nuevos "mandatarios" con gesto altivo.

La jornada ha comenzado cuando "els enfarinats" han corrido hasta el ayuntamiento para arrebatar la vara de mando a la autoridad municipal e instaurar unas normas no escritas que llaman "Justicia nueva", ante el rechazo de un colectivo de vecinos, que recibe el nombre de "oposición" y que tiene el denominador común de portar una chistera negra adornada con estrellas de papel.

"Els enfarinats", integrado solo por hombres que guardan una relación de parentesco o amistad, ejercen hoy, por un solo día, el "poder civil" de la ciudad, en concreto, los cargos de alcalde, juez, alguacil, concejal de Hacienda, secretario y cajero, entre otros.

En la zona acotada donde ha "estallado" la contienda, los dos bandos rivales se han arrojado huevos podridos, verduras, harina, polvos de talco y cohetes volares o "borrachos" en un escenario que se ha cubierto de una nube blanca.

Los ciudadanos que se han atrevido a cruzar por la plaza de la Iglesia, cuartel general de "els enfarinats", y han osado incumplir sus disparatadas órdenes han acabado, cómo no, rebozados en harina y huevo.

Numeroso público se ha congregado en la parte alta de la plaza de la Iglesia para presenciar una de las tradiciones más emblemáticas de Ibi y que se enmarca en las fiestas de invierno de este municipio, que culminan el próximo 6 de enero.

A la hora de comer se ha suscrito un "acuerdo temporal de no agresión" para degustar los platos típicos de la gastronomía tradicional, habitualmente un gran perol de "llegum", plato a base de carne de cerdo y judías blancas.

La jornada concluye esta tarde con el 'ball del Virrei' ('baile del Virrey') y la 'dançà' ('danza'), en las que participan mujeres vestidas con lujosos trajes, hombres cubiertos con elegantes capas, y otros peculiares personajes disfrazados de las formas más variopintas y con máscaras.

El edil de Fiestas y Tradiciones ha señalado a Efe que pretenden que el conjunto de los actos englobados en las fiestas de invierno de Ibi, que van desde el pregón festero -día de Santa Lucía- hasta la cabalga de los Reyes Magos, incluido el de 'els enfarinats", sea declarado de Interés Turístico Nacional.

Guzmán Robador