EFEAlicante

Los dos líderes que han sacudido la vida política en los últimos tiempos, Pedro Sánchez y Mariano Rajoy, y la actualidad en Cataluña acaparan algunos de los 'ninots' de las Hogueras de San Juan, en satíricas escenas que arrancan la sonrisa de las decenas de miles de visitantes que recorren estos días las calles de Alicante.

Un total de 178 hogueras se hallan repartidas a lo largo de la ciudad hasta sean pasto de las llamas en la madrugada del próximo domingo al lunes, en la tradicional 'cremà' de los monumentos durante una larga noche caracterizada por la simbiosis del agua y el fuego ('banyá').

Tras años de recortes en los presupuestos por la crisis, este año las comisiones festeras han invertido conjuntamente alrededor de 2,2 millones de euros, aproximadamente el 10 por ciento más que hace un año, en levantar estas auténticas efímeras obras de arte.

En el monumento del barrio de Carolinas, Pedro Sánchez es una suerte de "Sanchezkestein" con cada miembro del color de uno de los partidos que le apoyaron en la moción de censura, y también se le puede ver en La Cerámica como el flautista de Hamelín, con Rajoy, Rivera e Iglesias bailando a su son.

En la hoguera ganadora del concurso de este año (cuarta vez seguida), la de Séneca-Autobusos de los artistas José Gallego y Manuel Algarra, destacan Rajoy y Albert Rivera vestidos de legionarios bajo el lema "Soy el novio de la muerte" y cerca de la emblemática cabra de ese cuerpo con la bandera de España.

"Ale! A ver cómo te apañas ahora, aprovechategui", le espeta Rajoy a Rivera, que a su vez piensa "Mariano enfadado, Pedro con independentistas, Pablo no me traga... solo me queda la cabra".

Junto a ellos, aparece una sonriente Cristina Cifuentes sosteniendo dos tarritos con las leyendas "crema caras duras" y "cremaster", y muy cerca las dos reinas, Doña Letizia y Doña Sofía, unidas por unas esposas en la escena "Jaque a la Reina".

La violencia machista también es tratada en varios monumentos, por ejemplo en Séneca con una chica con un cartel de 'No es no' frente a un corpulento y arrogante varón de cuyo cerebro se ve que sale una minúscula nuez.

Esta hoguera lleva por título "Amor-dolor" y también cuenta con una figura humana de dos cabezas para hacer referencia al problema catalán: una la de un torero y otra de un segador catalán, y ambos rodeados de dos cirujanos, uno con pegamento en la mano y otro con una sierra para unir y desunir, respectivamente.

En el monumento de la Diputació-Renfe, titulado "Reines", aparece Carles Puigdemont ataviado como una solitaria bailarina rodeada de maletas de viaje, mientras que Rajoy es un cantante de country americano con dos gaviotas en su sombrero.

Al expresidente y actual registrador de la propiedad en la cercana Santa Pola le acompaña Soraya Saénz de Santamaría con el lema de que "siempre quiso dar la talla con un buen par de... tacones", Albert Rivera, de quien se dice que "debe estar abatido pues su rastro se ha... perdido", y un Pedro Sánchez con un piano rojo con la rosas y el puño y carteles de los partidos que apoyaron su moción.

La controvertida relación entre Donald Trump y Kim Jong-Un también aparece en varias hogueras, como en la Diputació-Renfe, donde actúan como trapecistas de circo.

La actualidad política local (donde la marcha del imputado alcalde socialista facilitó el cambio al PP) también destaca en numerosas hogueras, con el popular Luis Barcala arrebatando al PSPV-PSOE la alcaldía en una escena del televisivo concurso de la Ruleta de la Fortuna, o en otras hogueras, ya sea ataviado de faraón u otros variados personajes.

En La Cerámica, el derrocado alcalde socialista Gabriel Echávarri aparece como Gulliver, atado por los enanos representados por los partidos de la oposición.

Antonio Martín