EFEValència

El diputado de Ciudadanos por Valencia Toni Cantó parece que tiene claro que se presentará a las primarias de su partido para ser candidato a la Presidencia de la Generalitat, pues le ilusiona "muchísimo" volver a trabajar en València y la tarea le parece "muy ilusionante y muy bonita".

Así lo afirma en una entrevista con la Agencia EFE, en la que sin embargo aboga por esperar a que el partido abra el proceso a nivel nacional por respeto al resto de candidatos y recuerda que es una decisión que no depende solo de él, pues deberá ser refrendada por los afiliados.

Cantó se muestra convencido de que Ciudadanos dará "un salto cualitativo" en las próximas elecciones autonómicas y será "decisivo" para conformar un nuevo gobierno y que "de una vez por todas cambien las cosas en la Comunitat Valenciana".

Afirma que hay una grandísima cantidad de valencianos de centro que en 2015 votó a determinadas opciones políticas porque estaba harta del PP, pero que ahora está "asustada con un PSPV que se parece más al PSC que al PSOE histórico" y ve que el actual Consell no soluciona sus problemas.

Esos ciudadanos "querrán confiar y ya confían en nosotros" y "no les vamos a defraudar", manifiesta Cantó, a quien no le entusiasman ni el PP ni el PSPV pero entiende que "son los dos partidos constitucionalistas con los que sin duda habrá que hablar" tras los comicios de primavera.

No obstante, advierte de que mientras el PSPV se parezca más al PSC ve muy complicado hablar con este partido, aunque también ve difícil sentarse a negociar con el PP "con la corrupción que lleva encima" y la que todavía se va conociendo porque "el goteo es constante", señala.

Con quien no se va a sentar a hablar, proclama, es con Podem o Compromís porque sus ideas están en "las antípodas" de Ciudadanos y no comparte nada del "populismo" que ve en esas formaciones.

Le preocupa que pueda reeditarse el pacto del Botànic, pues a su juicio "se ha demostrado muy perjudicial para los valencianos", especialmente en áreas como Sanidad, donde se han creado problemas que no existían, o Educación, donde "tener a un 'hooligan' como Vicent Marzà" de conseller "está creando verdaderos problemas" a los valencianos.

El dirigente de Ciudadanos cree que "no queda otra" que abordar la reforma de la financiación autonómica en 2019 y defiende que solo con un presidente como Albert Rivera, "que está en contra de los privilegios de cualquier comunidad", se podrá abordar una nueva financiación autonómica.

Reprocha tanto al president de la Generalitat, Ximo Puig, como a la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, que hablen de esta cuestión cuando el primero apoyó el sistema actual y la segunda no hizo nada para mejorarla cuando su partido gobernaba con mayoría absoluta.

"Estamos muy maltratados, tenemos derecho a que se nos escuche de una vez por todas y que se nos mejore, pero sobre todo a que en todas las partes de nuestro país, el Estado sea capaz de garantizar que la sanidad, las educación y las ayudas a la dependencia estén garantizadas mediante recursos", defiende.

Para Cantó, es necesario aceptar que "todos somos iguales y debemos tener los mismos recursos a nuestro alcance" y entender que no puede ser que haya comunidades que tengan "el doble de recursos para sanidad o educación que otras", pues eso "crea desequilibrios muy grandes y no nos iguala".

Acusa también a los socialistas de "mentir descaradamente" tanto en los Presupuestos Generales del Estado para 2019, que han recibido "un toque" de Europa, como en los Presupuestos de la Generalitat, donde se dice que se cuenta con "un dinero que es mentira".

Ciudadanos no apoyará unas cuentas que "vienen de la mano de Podemos, Compromís, Bildu y del PdeCat del 3 %" y que lo que hacen es "subir los impuestos", y cree que lo que debe hacer el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, es "cumplir con su palabra" y convocar elecciones.

Sobre su carrera de actor, Toni Cantó reconoce que la tiene muy aparcada porque su nivel de trabajo "es muy alto", pero afirma que de vez en cuando necesita subirse "a un escenario por una cuestión de salud mental", aunque es un tiempo que le resta a su ocio y a su familia, nunca a su trabajo político.

Y avanza que en enero, aprovechando que no hay plenos en el Congreso, representará durante unos días una función en el Teatro Valle-Inclán del Centro Dramático Nacional, en Madrid, con un proyecto al que tiene "mucho cariño".