EFEValència

Estilos más decorativos como los mosaicos o el efecto confeti, representaciones de la naturaleza, colores vivos e iridiscentes y piedras alternativas inspiran las últimas tendencias cerámicas y del hábitat tanto en viviendas como en instalaciones públicas.

Se detecta en el sector cerámico un cambio de espíritu frente a la sobriedad y el minimalismo de los últimos años, la personalización del diseño y la colaboración con otras empresas del sector del mueble, baños y cocinas, según el último estudio del Observatorio de Tendencias del Hábitat, integrado por los institutos de la madera AIDIMME, el textil AITEX y el cerámico ITC.

Fuentes de Feria Valencia han explicado a EFE que estos días se dan a conocer nuevas soluciones sencillas de instalar, como un suelo técnico elevado que permite la colocación a través de clics, y protagonizan las innovaciones tecnológicas que se presentan en esta edición de Cevisama, inaugurada el lunes en el recinto ferial valenciano.

En Cevisama 2019 se pueden ver tintas luminiscentes para su aplicación en decoración y señalización, cabinas de ducha de última tecnología para personas con movilidad reducida, nuevos materiales con propiedades antimoho y colecciones decoradas por artistas, ilustradores como Paco Roca y diseñadores.

También propuestas que reflejan la vuelta a las imitaciones del barro antiguo, los contrastes de color, los efectos biselados, las formas geométricas o los juegos visuales que forman las composiciones de profundidad y relieve.

El valor de la sostenibilidad llega también al sector y como ejemplo, la feria presenta el proyecto LIFE Cersuds, financiado por la Comisión Europea, que utiliza baldosas cerámicas reutilizadas para mitigar los efectos del cambio climático en las ciudades y mejorar la gestión y el uso del agua de lluvia.

Este proyecto se ha probado en Benicàssim (Castellón), donde el pavimento permeable compuesto por adoquines cerámicos de bajo valor comercial se colocan sobre unas bases drenantes que filtran el agua y la conducen a un depósito o canal localizado bajo el carril bici para destinarla a otros usos, como el riego de zonas ajardinadas.

La idea, según apuntan a EFE fuentes del proyecto, es implantarlo en ciudades que también tienen problemas en épocas de gota fría como la italiana de Fiorano o la portuguesa de Aveiro.

Uno de los expositores presenta este año una serie hidráulica inspirada en el modernismo valenciano y creada con piezas únicas de mármol europeo de gran calidad que recuperan el estilo de la marca Nolla y los motivos orgánicos y vegetales clásicos de este tipo de suelos.

Este pavimento tradicional constituye la base de una de las cuatro tendencias detectadas por el Observatorio de Tendencias del Hábitat, que se caracteriza por la recuperación de clásicos cerámicos desde una perspectiva cálida para recrear ambientes relajantes a modo de refugios.

Este estilo conjuga con un interiorismo minimalista de colores suaves (rosas, terracotas y naranjas) y neutros, pero también versiones coloreadas.

El color, en este caso los fríos, determina otro de los estilos identificados, la representación de temáticas vegetales, tropicales y marinas para el mundo de las instalaciones públicas, en el que existen referencias de conexión con la naturaleza recogidas de la tradición textil (la jungla y las plantas exóticas).

En este caso destacan los materiales exóticos como las maderas de palisandro, bambú, vengué o eucalipto, o los mármoles como el azul de Brasil.

La visión alegre del mundo la aporta otra tendencia donde la gráfica y el color tienen especial importancia para interiores divertidos y frescos, que encaja con nuevos modelos de trabajo y estilos de vida (espacios compartidos) y con los hogares.

En este estilo se utilizan desechos para versiones coloridas del terrazo, formatos pequeños, motivos gráficos y a pequeña escala que resulta en un efecto confeti, con tonos azules, rosas y morados e iridiscencias del mundo de las pantallas.

Las tendencias del Observatorio se completan con otro diseño más elegante de colores oscuros y mármoles y piedras naturales sofisticadas (piedra burlington, semipreciosas, ónices y mármol apuano), con vetas abundantes y diagonales.

Inma Martínez