EFEValència

El director general de À Punt Mèdia, Alfred Costa, prevé que la reciprocidad de la televisión pública valenciana con la catalana (TV3) y la balear (IB3) será de carácter digital a través de las plataformas de pago que ofertan televisión.

Para Costa, la reciprocidad vista desde un punto de vista digital "es una realidad", ya que existe la posibilidad en las plataformas que ofertan servicios de televisión de pago para visionar televisiones autonómicas, por lo que el debate que aún perdura, diez años después del apagón de TV3 en la Comunitat Valenciana, es "en el entorno analógico".

Sin embargo, el director general ha explicado en rueda de prensa que le gustaría "que existiera una reciprocidad en la reclamación de los otros territorios" para que la televisión valenciana pueda ser vista en otras comunidades para ofrecer su programación.

Además, ha comentado la importancia de las colaboraciones de À Pùnt junto a TV3 e IB3 para la generación de trabajo de empresas del sector productivo audiovisual valenciano, cuyas obras van dirigidas, según Costa, "a un mercado audiovisual importante".

Algunos de estos ejemplos han sido el próximo estreno de "Federica Montseny, la dona que parla" o la obra "La mort de Guillem", película estrenada en televisión.

Costa ha defendido ocupar "la mayor cantidad de ventanas posibles" para que À Punt se haga "visible" y esperar a que la audiencia se mida a través de otros medios, más allá de la televisión.

"Estamos trabajando para que haya cierta reciprocidad para ofrecer nuestros productos con la que compartimos lengua propia", ha afirmado Costa, por lo que ha calificado la situación de positiva.

Sin embargo, el director general de IB3, Cèsar Martí, ha recordado en la misma rueda de prensa que el problema de la reciprocidad es el "espacio en el múltiplex", y ha explicado que desde 2016, la televisión balear puede verse en Cataluña a través de la TDT y viceversa.

Por su parte, el director general de TV3, Andreu Manresa, ha defendido la necesidad de cambiar el porcentaje de la programación para favorecer el contenido generado en otras lenguas, además de aclarar las cuestiones técnicas para solventar la reciprocidad a través de la televisión.