EFEAlicante

Catorce personas han concurrido hasta el momento a la convocatoria de la Diputación de Alicante para la cobertura del cargo honorífico de director cultural del Instituto Juan Gil-Albert, según un comunicado de la corporación provincial.

En los próximos días se podrían recibir nuevas candidaturas presentadas a través de correo postal, precisa la nota de prensa.

La vicepresidenta y diputada de Cultura, Julia Parra, ha mostrado su satisfacción por "la buena acogida y el interés despertado por este nuevo proceso selectivo, que se mantiene con cifras prácticamente iguales que en 2020, cuando se presentaron quince aspirantes".

Parra ha manifestado su deseo de que las gestiones se desarrollen con agilidad para "poder anunciar cuanto antes la persona que regentará la dirección cultural del Gil-Albert".

Esa labor la desarrollará una comisión de valoración compuesta por un mínimo de tres miembros, todos ellos personal del grupo A1 del Instituto Alicantino de Cultura (IAC) Juan Gil-Albert o de la Diputación de Alicante.

La comisión se constituirá en los próximos días para comenzar a estudiar las propuestas y hacer una primera selección de este proceso abierto y participativo.

Se estudiará la documentación presentada y se procederá después a elegir a un máximo de cinco candidatos, atendiendo a la idoneidad del perfil profesional.

Las personas preseleccionadas dispondrán de cinco días hábiles para presentar una propuesta de coordinación de la programación cultural del IAC, en la que deberán incluir los objetivos estratégicos a alcanzar.

Se podrá acordar, además, la celebración de entrevistas con los candidatos para aclarar aspectos de su propuesta de coordinación y valorar su capacidad.

El pasado 12 de febrero, la Diputación de Alicante hizo pública, a través del Boletín Oficial de la Provincia (BOP), la convocatoria para la cobertura del cargo honorífico de director cultural del Gil-Albert, tras la renuncia de María Teresa Pérez Vázquez, que fue designada para ese cargo en abril de 2020, por la polémica de la renovación del logotipo y la web de la institución concedida a una empresa vinculada a un directivo del Instituto, que también dimitió.