EFEAlicante

El pleno del Consell ha aprobado el decreto por el que se declara Bien de Interés Cultural Inmaterial (BIC) las Fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy, que se celebran en honor a Sant Jordi.

Las Fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy se celebran desde el siglo XVI aunque a mediados de siglo XVIII adquieren las características que las definen y que conforman su estructura actual, según un comunicado del Consell.

En consideración a lo que disponen las normas, y mediante el correspondiente decreto, se procede a la declaración de esta manifestación cultural y festiva como Bien de Interés Cultural Inmaterial.

La tramitación del expediente se inició por resolución de incoación de 16 de octubre de 2018 de la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte.

En el procedimiento se ha concedido trámite de audiencia al Ayuntamiento de Alcoy y en el expediente constan los informes favorables del Consell Valencià de Cultura, de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos y de la Universidad de Alicante.

La fiesta es una recreación de la lucha entre el bando musulmán y el bando cristiano comandado por Jaume I, en el contexto de enfrentamiento militar en el antiguo reino de Valencia del siglo XIII.

Los orígenes de esta fiesta se remontan a principios del siglo XIV con la celebración estrictamente religiosa de la festividad de Sant Jordi.

A principios del siglo XVI, el Ayuntamiento de Alcoy decide darle más importancia a la celebración incluyendo actos profanos, y a mediados del siglo XVIII ya quedaron determinados los elementos que la integran actualmente.

La proclamación de la fiesta se realiza el domingo de Pascua de Resurrección y tiene una duración de tres días en torno al 23 de abril, festividad de Sant Jordi.

Se trata del día de las entradas, con los desfiles de las entradas cristiana y mora; el día de Sant Jordi, con las procesiones de las reliquias y la imagen del santo; y el día del Alardo, con varios desfiles y embajadas de ambos bandos, que culmina con la aparición de Sant Jordi sobre las almenas del castillo.

Además de la declaración como Bien de Interés Cultural Inmaterial y la descripción detallada de cada uno de los actos que integran la fiesta, el decreto establece también las medidas de protección y salvaguardia del bien, como son la realización de trabajos de identificación, descripción e investigación del bien, la incorporación de testigos y la necesidad de velar por el normal desarrollo y pervivencia de esta manifestación cultural.

La gestión del bien corresponderá a la Asociación de Sant Jordi y al Ayuntamiento de Alcoy.

Cabe recordar que la Ley de patrimonio cultural valenciano dispone que se podrán declarar como bienes de interés cultural las actividades, los conocimientos, los usos y las técnicas que constituyen las manifestaciones más representativas y valiosas de la cultura y el género de vida tradicionales del pueblo valenciano. Además, la ley establece que esta declaración se realice mediante decreto del Consell.