EFEAlicante

El Museo Arqueológico de la Diputación de Alicante (MARQ) ultima los preparativos para reabrir, posiblemente la próxima semana, con un tercio del aforo (120 de la capacidad de 300) y otras medidas para garantizar la seguridad en la etapa de la "nueva realidad" tras la covid-19 (coronavirus).

Alfombrillas desinfectantes, el uso obligado de mascarillas y guantes, la toma de la temperatura corporal al entrar, megafonía interior con indicaciones en castellano, valenciano e inglés, la colocación de diecisiete dispensadores de gel hidroalcohólico y el control en los accesos para evitar aglomeraciones son algunas de las actuaciones ya listas, con una inversión de 40.000 euros.

Además, el MARQ intenta fomentar que los billetes y las visitas sean previamente programadas vía online, y en el interior ha colocado nueva señalética indicando los recorridos obligatorios y separados, así como algunas zonas de espera para evitar la acumulación de personas, todo con el lema "tu salud es la de todos".

De 9.000 metros cuadrados de superficie, este museo cuenta con cinco salas permanentes que se abrirán con un aforo máximo de 12 personas, a las que se suman tres más temáticas y otras tres temporales que podrán recibir hasta seis personas cada una, mientras que el tiempo medio estipulado de visita se calcula en unos 55 minutos en horario de entre 10 y 19 horas (hasta las 20.30 los sábados).

Desde este centro expositivo, que en 2004 obtuvo el premio al Mejor Museo de Europa, intentan que "el visitante planifique el recorrido desde casa" con la compra de la entrada y la organización de los horarios y recorridos, según la vicepresidenta de la Diputación y responsable de Cultura, Julia Parra, que ha visitado hoy las instalaciones.

En una entrevista concedida a EFE, Parra ha explicado que "hay ganas" de reabrir y que la intención es hacerlo la próxima semana aunque aún no hay una fecha porque se intenta hacer "con mucha responsabilidad para que haya total seguridad" en la "nueva realidad".

El director gerente de la Fundación MARQ, Josep Albert Cortés, ha señalado que cuando se abran las puertas se estará en disposición de poder pasar la auditoría del 'sello de garantía covid', que garantiza la seguridad y un servicio de "excelencia" a los visitantes con los habituales estándares de calidad del museo.

Además, Cortés ha destacado que el MARQ seguirá atendiendo con la máxima atención a las personas con discapacidad o capacidades diferentes al contar con personal preparado, y ha recomendado que para ello se informe con antelación mediante el servicio de cita previa, a través de los teléfonos o por la página web.

Por su parte, el director técnico, Manuel Olcina, ha invitado a los alicantinos y público en general a acudir para disfrutar de uno de los mejores museos arqueológicos que exhibe piezas desde la Prehistoria hasta la Edad Contemporánea, y que tiene en estos momentos la exposición temporal 'Ídolos'.

Ha destacado que, por su configuración y dimensiones al ocupar el edificio del antiguo hospital provincial, el MARQ se ha adaptado a los visitantes con "un itinerario y un entorno seguro" que se adapta perfectamente a la normativa actual de la crisis sanitaria.

En todo caso, confía en que "en un futuro próximo se volverá a la anterior normalidad para que el visitante pueda recuperar en el MARQ todos los sentidos", en referencia a que en esta etapa de la covid-19 se han retirado algunas reproducciones de piezas que permitían, mediante el tacto, conocer en profundidad los tesoros arqueológicos.

La MARQ, que lleva en su sede actual 18 años en los que ha mostrado más de 81.000 piezas, albergará antes de que acabe 2020 la ambiciosa exposición de los Guerreros de Xi'an, lo que supondrá uno de sus hitos históricos junto a la reciente exposición de algunos de los fondos del Museo Nacional de Irán, en Teherán.