EFEValència

El Institut Valencià d'Art Modern (IVAM) acoge desde este jueves y hasta el 5 de junio de 2022 una exposición sobre Ignacio Pinazo que le muestra como retratista de espacios y multitudes y que incluye una amplia selección de pinturas y dibujos del artista valenciano, así como fotografías hechas por él o de su archivo personal.

La directora del IVAM, Nuria Enguita, y el comisario Vicente Pla han presentado los detalles de "Pinazo en el espacio público", una exposición que además de pinturas, dibujos y fotografías incluye películas y documentación que contextualizan su modo de mirar el espacio donde se despliegan las multitudes, allá en el último tercio del siglo XIX.

Enguita ha señalado que Pinazo "pinta el espacio y el paisaje no como objetos de contemplación, sino atendiendo a las intenciones humanas, y con un dinamismo entre cinematográfico y abstracto".

"Y lo hace además con una mirada que resulta no ya moderna, sino absolutamente contemporánea, con una concepción del lugar como proceso, como medio para la interacción social entre unos y otros, entre el espacio y lo humano. Espacio como acción, tiempo y movimiento”, ha añadido Enguita.

La exposición muestra la aproximación de Pinazo a la València amurallada, las epidemias de cólera, el bullicio de una tarde de carnaval en la Alameda, una merienda al lado del mar, la algarabía del mercado, las alquerías o las procesiones, señalan desde el IVAM.

El autor pone el acento "en estas nuevas formas de habitar los espacios públicos, en la transformación de la acción de las multitudes y en las relaciones que se establecen con el contexto urbano, social y cultural en el cual se producen”, ha destacado la directora.

El recorrido expositivo, diseñado por Vicent Martínez en la sala de La Muralla, reúne un total de 357 obras: 70 pinturas del artista, 200 dibujos y más de 150 elementos que contextualizan el relato visual del visitante.

Desde los primeros trabajos de Pinazo con apenas 20 años hasta sus últimas obras, poniéndolas en relación con las nuevas formas de socialización y ocio en el espacio público y con los medios de comunicación de masas.

Para el comisario Vicente Pla, se trata de “un conjunto de gran coherencia plástica y poética en el que Pinazo mostró un interés casi etnológico hacia sus coetáneos, aplicando muchos de sus recursos artísticos más personales”.

Con su inquietud, su deseo de innovar y romper costuras, Pinazo se sitúa como un artista que dejó atrás el academicismo para adentrarse en las calles y en la vida cotidiana, ha explicado Pla.

La primera parte de la exposición, que lleva por título "Obstrucciones y traumas", muestra las primeras representaciones de Pinazo del espacio público como cercano y tangible, pero también como un lugar inseguro y oscuro.

La exposición avanza en un segundo apartado donde el autor refleja las nuevas dinámicas de socialización motivadas por el derribo de las murallas valencianas y la expansión urbanística que trajo nuevos espacios de relación, como el paseo de la Alameda.

El cambio en las formas de percepción y de representación de los colectivos humanos, observada en sus producciones de las décadas de 1870 y 1880, se manifiesta a través de su preferencia por las multitudes urbanas en movimiento.

Pinazo inaugura en su obra una poética en la que las situaciones de conflicto o tensión política ceden ante el predominio de las imágenes de masas y grupos en armonía.

Esta obsesión por insertarse en las multitudes llegó a convertirse en el motor de la experimentación plástica de sus últimos años, desde que se instaló en Godella (Valencia) con su familia para huir de una nueva epidemia de cólera en 1885; en esta etapa, las escenas ubicadas en espacios rurales se convierten en un componente fundamental de su obra.

Las obras de la exposición proceden de la Colección del IVAM, así como de otras instituciones, museos y particulares que han cedido piezas para la muestra, muy especialmente la Casa Museo Pinazo de Godella, el Museo del Prado, el Museu Nacional d'Art de Catalunya, el Museu de Belles Artes de València, el Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí, la Cartoteca de la Universitat de València, el Museu del Cinema de Girona o la Filmoteca Nacional, entre otros.