EFEPetrer (Alicante)

Los trabajos arqueológicos que desde hace unas semanas se realizan en la plaza de Baix de la ciudad de Petrer (Alicante) han sacado a la luz una construcción romana fechada, presumiblemente, en torno al siglo V d.C., a falta de concretar esta datación cuando se haga el estudio de los restos recuperados.

"Si hace una semana aproximadamente hablábamos del hallazgo de una acequia de Bitrir, la población islámica fechada en torno al siglo XIII, los trabajos arqueológicos han continuado con más sorpresas, ya que debajo de ese estrato se descubrió un muro romano", ha informado este jueves el concejal de Patrimonio y Cultura, Fernando Portillo.

El edil ha explicado que, a raíz del descubrimiento de este muro, decidieron "ampliar la cata para ver hasta dónde se prolongaba y a día de hoy" pueden decir que no solo hay "un muro romano, sino que corresponde a varias habitaciones de una construcción aún por determinar", por lo que tienen que "seguir excavando para obtener más información".

Por su parte, el director del Museo 'Dámaso Navarro', Fernando E. Tendero, ha precisado que "corresponde a un muro que delimita varias dependencias, en muy buen estado de conservación", dado que han encontrado "las esquinas de algunas de las mismas".

"Nos corrobora que, en torno al siglo V, teníamos aquí una villa de grandes dimensiones, ya conocida desde 1975" por el hallazgo de un mosaico romano del siglo IV-V d.C, ha indicado Tendero.

El mosaico que "apareció en la calle Constitución habría pertenecido a esta villa y lo que estamos descubriendo son sus dimensiones y su estado de conservación", ha especificado.

El director del Museo de Petrer también ha apuntado, a partir de los fragmentos de estuco pintados en rojo hallados, que se trataría de una villa con cierta riqueza por "los enlucidos de las paredes de las estancias y, sobre todo, por su mosaico".

Con estos trabajos arqueológicos, Petrer pretende seguir ahondando en su pasado romano centrado en Villa Petraria, cuyo principal emblema, hasta la fecha, es el referido mosaico romano del siglo IV-V d.C., descubierto el 11 de septiembre de 1975 cuando se ejecutaban unas obras en la calzada de la calle Constitución, por aquel entonces aún denominada 18 de julio.

Hasta la fecha, además de esta construcción romana y la acequia andalusí, se han hallado los cimientos de los edificios derribados para la construcción de la actual iglesia de San Bartolomé apóstol, canalizaciones de aguas de época contemporánea y los restos de la fuente existente en la década de los sesenta del siglo pasado.

El concejal ha adelantado que, "cuando acaben todos estos trabajos arqueológicos", valorarán "las posibilidad técnicas y costes de integración en el nuevo proyecto de la plaza de Baix".