EFEValència

La iglesia de San Nicolás, considerada "la Capilla Sixtina valenciana" tras su recuperación pictórica y estructural de los últimos años, luce ya la restauración y el reagrupamiento cronológico también de su Capilla de la Comunión, una obra del siglo XVIII que arrastraba décadas de deterioro.

Los trabajos de restauración pictórico-ornamental de esa capilla han concluido tras nueve meses de trabajo y una inversión de un millón de euros financiados por la Fundación Hortensia Herrero, que lleva invertidos ya 5,5 millones en los últimos seis años en esta iglesia, según han explicado este miércoles sus responsables.

"Ha sido todo un reto pero hemos cumplido nuestro objetivo", ha señalado el párroco de San Nicolás, Antonio Corbí, tras remarcar que por esta parroquia, un enclave ya de visita "obligada" en València, pasaron 300.000 visitantes durante el año pasado.

La Capilla de la Comunión data de 1760 y aunque ha sido restaurada a principios del siglo XX, era "evidente su deterioro progresivo desde los años 30" y en ella pueden verse dos cúpulas sucesivas, "algo que no sucede en ninguna otra capilla valenciana".

En el proyecto de rehabilitación han participado el estudio de arquitectura del constructor Carlos Campos y treinta profesionales del Instituto de Restauración del Patrimonio de la Universitat Politècnica de València (UPV) dirigidos por la catedrática Pilar Roig.

Los responsables del proyecto han intentado "respetar al máximo el original de la capilla y dar uniformidad al conjunto", algo que queda patente tanto en los estucos, los dorados, la moldura, los paneles cerámicos que han sido reforzados con una placa de aluminio o el zócalo, donde sus piezas se han reagrupado en orden cronológico.

Para ello han utilizado técnicas tradicionales de restauración de óleos y cerámicas con "un resultado extraordinario", según sus responsables, que permiten disfrutar todavía más de un espacio único desde el punto de vista pictórico de la ciudad de València.

Según Campos, desde 2012 trabajan en las obras de restauración de esta iglesia, como la recuperación de la fachada sur de la parroquia, de estilo gótico y que recae en la plaza de San Nicolás, y que en la Capilla de la Comunión han hecho obras estructurales, de control de humedades, impermeabilización e iluminación.

La intervención arquitectónica ha comprendido tanto la reparación de las cubiertas y su estructura portante como la rehabilitación del espacio comprendido entre el tejado y las cúpulas de la capilla, "saneando pavimentos y muros y rescatando algunos grafitos existentes sobre los mismos".

En la Capilla de la Comunión también se han restaurado cuatro lienzos trasladados desde la iglesia hasta la UPV, de los cuales destaca una representación alegórica de Santa Lucía.

La restauración de este cuadro ha permitido descubrir el nombre de su verdadero autor: Luis Antonio Planes, máximo representante de la pintura académica valenciana y que fue director de la Academia de Bellas Artes de San Carlos de València.

El resto de lienzos representa a San Bartolomé, San Juan y San Francisco Javier, según han explicado los rehabilitadores.

La representante de la Fundación Hortensia Herrero Elena Tejedor ha comentado que la iglesia de San Nicolás "es el primer proyecto" en el que trabajaron y que financian desde hace seis años.

La restauración "ha sacado todavía más brillo a San Nicolás", ha señalado Tejedor tras afirmar que esta particular "Capilla Sixtina" es, a su juicio, "un motivo de orgullo para València" y que con esta capilla se da por concluido "un ciclo de trabajo de la Fundación".