EFEAlicante

La primera Feria del Libro de Alicante con sede en la antigua estación de autobuses de la plaza de Séneca, que coincide con la 49 edición, busca pasar a formar parte del tejido cultural de la ciudad.

Así lo ha expresado el alcalde de Alicante, Luis Barcala, en el estreno, anoche, de una feria del libro que ha calificado como "la mejor" hasta la fecha y de la que ha destacado el gran "esfuerzo" realizado por los organizadores para hacer de ella "algo nuevo".

Barcala ha dado así el pistoletazo de salida a una feria que, por primera vez, se celebra en las instalaciones municipales de la antigua Estación de Autobuses, en la plaza Séneca, y que arrancó anoche con una conferencia del escritor Manuel Vilas que el propio alcalde se encargó de presentar.

A juicio del primer edil alicantino, el objetivo de esta feria "no debe ser poner las últimas editoriales en las estanterías de las librerías" sino "incentivar a la lectura" a todos los ciudadanos, empezando "por los más pequeños".

Barcala también ha agradecido la oportunidad que brinda esta iniciativa de "poder disfrutar del asesoramiento de los libreros" a la hora de que los compradores se decidan por un título u otro.

Finalmente, Barcala, que en el acto inaugural de la Feria del Libro estuvo acompañado por la concejal de Cultura, María Dolores Padilla, y del diputado provincial del ramo, César Augusto Asencio, ha incidido en la presencia a lo largo de los diez días de duración de la feria de escritores como, además de Vilas, Lorenzo Silva, Eva García Sáenz de Urturi, Espido Freire, Blue Jeans, o Ismael Serrano.

También de los autores alicantinos Luis Leante, Gerardo Muñoz, Elia Barceló, Pilar Blanco, Paz Castell, Pablo Auladell o José Luis Ferris, entre otros.

Por su parte, Padilla ha querido resaltar la "nueva etapa" de la feria, que confía en que acabe consolidándose y convirtiéndose en un referente para toda la provincia.

La popular también ha subrayado el tema central de la feria, "Mujeres de palabra", y en especial el homenaje que se brindará a la escritora alicantina Francisca Aguirre, recientemente galardonada con el Premio Nacional de las Letras 2018.

Por último, Padilla ha hecho hincapié en el fomento del "futuro de la literatura" que se pretende realizar en esta edición, a través de la participación de los centros escolares.

Asencio ha añadido que con la feria que comenzó ayer, y que concluirá el próximo día 7 de abril, se ha abordado "una nueva forma de hacer la Feria del Libro" y ha asegurado que la nueva sede "es un espacio diferente que aporta muchas ventajas".

También ha avanzado que, por primera vez, no acudirá el último ganador del Premio Azorín de Novela ya que la novela galardonada, La silueta del olvido, del valenciano Joaquín Camps, no se publicará hasta el 9 de abril.

Finalmente, en declaraciones a Efe, la organizadora de la feria, Marina Vicente, ha destacado que esta es la edición "con mayor dotación económica", que ha cifrado en unos 30.000 euros.

Ha agradecido "la respuesta de los autores a los que se convocó", ya que de todos encontró una "muy buena acogida" y también ha destacado la editora y gestora cultural el "acierto" del cambio de sede y la vocación de continuidad con que nace esta edición: "Hemos tratado de crear un evento que transmita calidad".