EFEValència

La industria musical valenciana pide a la Generalitat un plan de viabilidad que permita celebrar eventos en directo para más de 400 personas y advierte de que negarse a esta autorización supone un "trato discriminatorio que deja en el aire cientos de puestos de trabajo y perjudica la reactivación de la economía valenciana".

Promotores, artistas y agentes musicales han pedido asimismo en un comunicado conjunto que se aplique a este sector "la misma normativa para eventos al aire libre de licencia extraordinaria que se aplica a teatros y auditorios", ya que cumplen con las mismas exigencias sanitarias.

Ante las numerosas cancelaciones de conciertos y eventos musicales que se están produciendo en la Comunitat, las principales asociaciones profesionales de la industria musical valenciana (MusicaProCV, VAM!, En Viu! y Promfest) insisten en que todas las actividades musicales que están siendo organizadas por las empresas cumplen escrupulosamente con las medidas de seguridad.

Además, reclaman al president de la Generalitat, Ximo Puig, que inste a la consellera de Sanidad, Ana Barceló, a que revise la normativa fijada en el decreto del pasado 17 de agosto y conceda el permiso para realizar eventos musicales con capacidad superior a 400 personas, al igual que ha hecho con los recintos y salas de licencia ordinaria.

Del mismo modo, reclaman un plan de rescate de la industria para evitar el cierre de empresas y la constitución de una mesa sectorial público-privada para hacer frente a la situación.

Asimismo, los empresarios piden a los partidos políticos que "no demonicen las actividades culturales" que cumplen con todas las garantías de seguridad sanitaria.

Aseguran que si se levanta esta medida restrictiva, que ha supuesto la cancelación de decenas de conciertos en la Comunitat en las últimas semanas, "se contribuirá a salir de la situación de crisis extrema que ha puesto en jaque a un sector productivo que genera más del 3 % del PIB y sostiene miles de puestos de trabajo en nuestro país".

"El parón absoluto de la actividad musical -más de 10.000 conciertos en la Comunitat han sido cancelados en la temporada estival- ha durado medio año y ha supuesto pérdidas directas superiores a los 50 millones de euros, haciendo peligrar gravemente la estabilidad de cientos de puestos de trabajo en la Comunitat".

Inciden del mismo modo en la importancia de crear un "verdadero plan de rescate para la música en la Comunitat Valenciana ante la parálisis del sector y la inviabilidad para desarrollar conciertos en condiciones competitivas".

"Las decisiones adoptadas hasta ahora por Cultura son insuficientes y carecen de perspectiva a medio plazo" y reclaman "medidas de choque para proteger las estructuras profesionales, la declaración de la cultura como un bien de primera necesidad, así como iniciativas más ambiciosas y estratégicas que permitan recuperar la actividad del sector y la confianza del público en el consumo cultural en los próximos meses".

También plantean la constitución de una mesa sectorial de negociación público-privada que integre a las diferentes consejerías implicadas (Sanidad, Cultura, Turismo y Presidencia) y a las asociaciones profesionales para afrontar el futuro próximo y la recuperación del ramo.

La industria musical valenciana informa por último que se suma a las manifestaciones de este jueves que exigen soluciones para garantizar el futuro de los trabajadores y las empresas, al ser uno de los sectores más afectados por la actual crisis.