EFEValencia

Los países que forman parte de la Ruta de la Seda han clausurado hoy en Valencia la duodécima Multaqa de las Culturas con el compromiso de tender puentes y abrir caminos hacia la paz, y de crear "una coalición de ciudades" para avanzar en ese objetivo.

Así se ha puesto de manifiesto en la última jornada del segundo Encuentro Mundial de la plataforma internacional de la Ruta de la Seda y de la Multaqa (llamada conjunta a la oración), que se celebran desde el pasado jueves en Valencia y en las que han participado representantes de 40 países por los discurre esta ruta.

El acto, que se ha celebrado en la Lonja de la Seda de Valencia, que este año conmemora el vigésimo aniversario de su declaración como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, ha contado con la asistencia del president de la Generalitat, Ximo Puig, quien ha mostrado su empeño por "contribuir a que los espacios de convivencia se dilaten".

Puig ha manifestado su empeño por "seguir construyendo puentes entre todas orillas, y caminos entre todas las cordilleras de esa ruta de la seda", que, según ha dicho, "nos transporta a zonas distantes pero que sentimos cercanas porque somos hijos de la misma humanidad".

"Juntos construiremos ese mapa de nuevos puentes y caminos con las pacíficas armas del comercio, el turismo y la cultura", ha destacado Puig, quien ha advertido de la potencialidad del turismo "como vehículo para paz la recuperación económica", ya que viajar "ayuda a romper tópicos y estereotipos".

"Si el comercio abre puertas a la paz, el turismo las refuerza, las intensifica y las hace indestructibles", ha defendido Puig, y ha afirmado que viajar por la ruta de la seda, que une Oriente y Occidente, es "una gran avenida para el turismo internacional" y "a las culturas que abrazan la tolerancia y la paz".

En el acto también se han entregado los Premios Unesco Valencia Seda 2016 al Colegio del Arte Mayor de la Seda de Valencia como "valedor custodio de la seda durante seis siglos", y a la Organización Mundial del Turismo por considerar que turismo y cultura "van de la mano" y ambos son "instrumentos para paz".

Así lo ha afirmado a EFE el coordinador en España del Programa de la Unesco de la Ruta de la Seda, José María Chiquillo, quien ha destacado que se trata de un día "muy especial para Valencia", pues asume "el protagonismo esencial" dentro de ese programa.

Asimismo, se ha leído la declaración de Valencia aprobada ayer, en la que los países que forman parte de esta ruta se comprometen a crear una coalición de ciudades, donde Valencia tendrá un especial protagonismo, para intercambiar experiencias, buenas prácticas y acciones conjuntas en favor de la paz.

Chiquillo ha recordado que la ruta de la seda se inició hace 200 años en la ciudad china de Xian, y ha destacado que hoy Valencia asume el protagonismo de esa "ruta de diálogo, diversidad, desarrollo, convivencia y paz".