EFECastelló

La directora catalana María Ripoll se encuentra inmersa en el rodaje de su próxima película "Nosotros no nos mataremos con pistolas" en la que aborda la vuelta a casa de un grupo de amigos que celebran un reencuentro y reflexionan sobre la juventud perdida y la necesidad de reinventarse, y que se está rodando en una casa típica valenciana -en la que no falta una paella- situada en la localidad de Quartell.

Ripoll se encuentra cómoda rodando en la Comunitat Valenciana, ya lo hizo en la Albufera de Valencia y en un hotel en Les Alqueries (Castellón) y asegura que el territorio valenciano tiene "una pátina y una textura especial", unos lugares "muy chulos y muy cinematográficos", además de reconocer que el valenciano "me encanta como suena y los valencianos son muy majos".

La directora bromea sobre la paella, un elemento que cobra cierto protagonismo en la historia y un plato tan típico e importante para los valencianos, y explica, que "me he asesorado e informado bien" para cocinarla de manera correcta.

Durante cuatro semanas esta casa de Quartell y el próximo Molí Nou -en el que el equipo técnico tiene su base- es testigo de esta adaptación al cine de la obra escrita por Víctor Sánchez y Antonio Escámez llevada al teatro en 2016 cuando obtuvo el Premio Max Mejor Autoría Revelación 2016. En los próximos días el rodaje también se desplazará a la vecina localidad de Almenara.

La cinta está protagonizada por Ingrid García-Jonsson, Elena Martín, Joe Manjón, Lorena López y Carlos Troya. Todos ellos interpretan a un grupo de amigos que se reencuentran en el pueblo tras años sin verse para celebrar una especial efeméride.

Los actores, explica la directora en un encuentro con los medios, "están muy implicados y colaboradores y el equipo técnico es fantástico". Un extremo en el que también coinciden los actores Ingrid García-Jonsson y Joe Manjón, que se sienten cómodos en este rodaje, que se agradece el doble, dicen, especialmente "en esta época tan curiosa".

Con todas las medidas sanitarias, el rodaje se desarrolla incluso avanzando en la planificación de tiempo, para llevar hasta la gran pantalla una "historia muy universal sobre las expectativas y lo que te aporta la vida".

María Ripoll ha trabajado durante 4 años en el guión, en la que será su segunda adaptación tras "Tu vida en 65'", de Albert Espinosa, y reconoce que esta película, tras haber rodado una serie durante la pandemia, "es más personal" e íntima, algo "que ha sido difícil durante la este tiempo".

Es una producción, asegura, "independiente, que toca más", y que tiene la voluntad de ir a festivales antes de llegar a la gran pantalla, según explica Lina Badenas, encargada de la producción de la película para Turanga Films, junto a Belén Sánchez para Un Capricho Producciones.

Ingrid García-Jonsson, que interpreta a Blanca, ha indicado que es una película "muy bonita y divertida y que va a emocionar" y en cuyo rodaje, reconoce "estoy aprendiendo mucho a nivel personal porque es mucho más difícil un papel como este que hacer terror o comedia alocada".

García-Jonsson explica que es la tercera película que rueda después del confinamiento y muestra su satisfacción por el hecho de que las películas "sigan saliendo gracias a gente con energía para seguir haciéndolas" porque "hacer cine es súper importante porque permite ofrecer a la gente historias que les hagan sentir mejor de lo que están".

Desde su debut en el cine con "Lluvia en los zapatos", María Ripoll se ha convertido en una de las directoras más taquilleras del panorama nacional, con títulos como "Ahora o nunca" o "No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas".

"Nosotros no nos mataremos con pistolas" gravita en torno a la juventud perdida, al tiempo que se esfumó y que se intenta recuperar, a menudo de forma desesperada, y a la capacidad y necesidad también cada día más actual de reinventarse.

A las productoras, Lina Badenes y Belén Sánchez, que juntas ya produjeron la multipremiada cinta "La inocencia", de Lucía Alemany, esta historia las atrajo inmediatamente por su tono "coral, veraniego y ácido".

El filme cuenta con el apoyo del Institut Valencià de Cultura, el Institut Català de les Empreses Culturals, Televisió de Catalunya, À Punt Media e IB3, con la producción asociada de AMC y Pasarela y el patrocinio de Vermú de Reus y Cerveza Turia. La encargada de la distribución será Filmax.