EFEValència

Rosalía y Juan Carlos tenían su vida encarrilada pero en su mente bullía el plan de recorrer la costa occidental del continente africano y, tras cinco años ahorrando, dejaron sus trabajos y emprendieron un viaje de 20 meses por 21 países de África que ahora plasman en "Nunca sacarás África de ti".

Es el primer libro de esta pareja de la localidad valenciana de Utiel, editado de forma independiente, que culmina un viaje para el que ahorraron cerca de 30.000 euros, con la ayuda también de donaciones de otras personas y la colaboración de empresas y diferentes patrocinadores a través de la web que abrieron.

DEJARLO TODO PARA CUMPLIR UN SUEÑO

Rosalía Arenas, de 33 años, era administrativa en una empresa internacional en Las Palmas de Gran Canaria, mientras que Juan Carlos Garijo, de 37, estaba terminando el doctorado en Oceanografía mientras daba clase en la universidad, trabajos que abandonaron para poder cumplir su sueño.

"En un principio, el viaje comenzó como una ruta a través de África que nos permitiera llegar a Sudáfrica, y al terminar esta travesía, embarcar rumbo a Asia", explica Juan Carlos a EFE, pero los planes fueron variando conforme avanzaban, y su viaje continuó en Latinoamérica.

Para poder recorrer África de manera autónoma, los utielanos adquirieron a "Rocinante", un todoterreno 4x4 en "muy mal estado" que el aventurero restauró casi por completo, con la particularidad de que estaba equipado con una célula integrada en la parte superior donde dormían y cocinaban.

A lo largo de la preparación del viaje, la pareja se equipó con diferentes materiales para el todoterreno, tales como recambios, correas y filtros, además de palas, hachas y azadas, artículos de montaña y senderismo o cañas de pescar para conseguir proteína animal, ya que Juan Carlos recuerda que en África “la carne es escasa y cara", por lo que "muchas veces" pescaban la cena.

SU SUEÑO EN UN LIBRO

La idea de escribir un libro, comenta Rosalía, se materializó durante el viaje, ya que cada uno empezó a trabajar de manera individual en un diario de a bordo, en el que escribían sus experiencias y las compartían al final del día, hasta que al acabar su recorrido pensaron que sería una buena idea publicar su historia.

El libro recorre el trayecto realizado por la costa occidental africana, de Marruecos hasta Sudáfrica, aunque la ruta finalizó en Mozambique, y en su interior se desarrolla el contexto histórico de cada país, las reflexiones de los autores sobre lo vivido y muchas anécdotas en cada uno de los lugares por los que pasaron.

Para la pareja, la decisión de viajar por la costa occidental se debía a la seguridad que les transmitía ese recorrido para llegar a su destino sin sobresaltos, ya que en la ruta oriental tenían que embarcar el todoterreno, situación que preferían evitar, mientras que la carretera que cruzaba la parte central de África les obligaba a visitar países en los que se podían encontrar en apuros.

EMPIEZA LA AVENTURA

Con las vacunas, los seguros del viaje y los visados en regla, Juan Carlos y Rosalía iniciaron el trayecto en Utiel hasta llegar a Tánger, momento en el que pisaban suelo africano y la aventura comenzaba de verdad.

Juan Carlos califica de "viaje físico y espiritual" una obra que plasma los miedos, dudas y problemas a los que se enfrentaron, entre los que se incluye la malaria, sufrida por el oceanógrafo en Burkina Faso y Togo, y que le hizo temer por su vida.

Además, la pareja se enfrentó a situaciones peligrosas recogidas en el libro y desencadenadas por la inestabilidad de algunos países, calificados por los autores como "ollas a presión", como la actividad yihadista en Malí o grupos de jóvenes que se hacían pasar por militares con el objetivo de extorsionar en Nigeria.

"Te acostumbras a ver armas, a policías que te intenten sobornar... pero aprendes a relativizar", expresa Rosalía, quien junto a su compañero comenta que en esos lugares conducían "todo el día sin parar, para poder cruzar lo más rápido posible estas zonas".

Otro de los pormenores del viaje era la gestión del dinero, pero la pareja afirma que durante el trayecto, al tener la obligación de cruzar las capitales a causa del mal estado de las carreteras, tenían la posibilidad de acudir a los cajeros automáticos repartidos por las principales ciudades.

Otra de las fórmulas era acudir al mercado negro, "más ventajosa" a la hora de cambiar las divisas, aunque también llevaban consigo dólares americanos y euros en efectivo para ocasiones "urgentes".

NUNCA SACARÁS ÁFRICA DE TI

En el interior de "Nunca sacarás África de ti", el lector encontrará un país por capítulo, con el mapa correspondiente, que permitirá agilizar la lectura y situarse en la geografía africana, además de 24 imágenes propias en blanco y negro de parques naturales, animales exóticos o de ellos durante su aventura.

Todo el trabajo de escritura, maquetación y edición está realizado de manera exclusiva por la pareja, aunque para la edición de las fotografías y la realización de los mapas recibieron ayuda.

Además, la acogida del libro ha sido calificada por los autores de positiva, llegando a vender 300 ejemplares durante el primer mes de vida de la pieza autopublicada.

Tras finalizar su viaje por África, los utielanos volaron a Latinoamérica, donde permanecieron 16 meses en Argentina, Chile y Uruguay, aunque la situación de pandemia les obligó a abandonar a "Rocinante" en Chile y volver a casa de sus padres en España. En la actualidad destinan "todos" sus esfuerzos a la difusión y promoción del libro.

Agustín Alabau