EFESan Sebastián

La obsesión con la belleza y el miedo a envejecer son los temas que aborda el valenciano Paco Plaza, el director de la saga "REC", en "La abuela", un filme coescrito junto a Carlos Vermut que ha logrado el hito de colar el terror en la sección oficial del Festival de San Sebastián.

Plaza define "La abuela" como una película de posesiones en la que el demonio es la vejez. "Vivimos en una sociedad que sataniza el paso del tiempo, hay una glorificación excesiva y constante de valores como la juventud y la belleza", ha dicho en rueda de prensa en el Kursaal.

La trama arranca cuando Susana (Almudena Amor), una modelo de veintitantos años, tiene que dejar su vida en París para volver a Madrid a ver a su abuela (la brasileña Vera Valdez) que ha sufrido un derrame cerebral. Susana, huérfana, necesita encontrar a alguien que se encargue de cuidarla, pero las cosas se complican más allá de lo imaginable.

La idea original es de Paco Plaza que llevaba un tiempo dándole vueltas sin acabar de atinar con el guion. "Carlos y yo somos amigos, comemos juntos todas las semanas y vamos juntos a Sitges, los dos somos fans del terror en mi caso sin disimulo", ha relatado, "y en una de esas comidas Carlos se ofreció a echar una mano para encauzar la historia".

Vermut se ha confesado también un fanático del terror. "Siempre había jugueteado con el género, pero una película de terror puro sobrenatural es algo que nunca había podido hacer y esa idea que me diste me ha permitido jugar sin constreñirme al corsé de la realidad", ha señalado el director de "Magical girl".

El rodaje de "La abuela" fue uno de los primeros afectados por la pandemia, tuvieron que interrumpirlo el 13 de marzo de 2020 después de más de tres semanas de rodaje.

"Ha sido aterrador hacerla", ha confesado el productor Enrique López Lavigne, por la incertidumbre de si iban a poder terminarla, ya que en esa etapa inicial de la pandemia todo eran incógnitas y además la actriz que hacía de abuela, Vera Valdez, tuvo que regresar a Brasil a confinarse en uno de los países más afectados por la covid.

Para Paco Plaza, la película era una cuando empezaron el rodaje pero se convirtió en otra a causa de la pandemia. "Una nieta cuidando a una anciana no significa lo mismo en 2019 que ahora", ha asegurado, "vivimos arrinconando a los ancianos, mirando a otro lado, está en el corazón de la película hablar de eso".

En el filme, el director de "Verónica" juega con símbolos como los espejos y las matrioskas rusas. Hay una escena en la que los dos rostros, la anciana y la nieta, se reflejan a la vez en un espejo, la juventud que fue y la vejez que será.

Con la idea de las matrioskas Plaza trata de expresar la idea de la acumulación de espíritus que se da en todas las personas. "Llevamos dentro a nuestros ancestros, todos los que nos precedieron siguen viviendo en nosotros", considera.

La actriz Vera Valdez, de 85 años, tiene a sus espaldas una carrera como modelo y no una cualquiera, fue una de las modelos de cabecera de Coco Chanel en el París de los 50, posó para Richard Avedon o Helmut Newton y se codeaba con las altas esferas parisinas.

"Fue un hallazgo de la directora de cásting", ha contado Plaza, "me enseñó un vídeo de un grupo de danza brasileño en el que aparecía ella y fue a raíz de contactarla cuando descubrimos el mito, su historia en París, lo que yo sentí al verla fue una presencia y un carisma que me arrebata, como una venus encarnada en una rolling stone".

En el caso de Almudena Amor, está dando sus primeros pasos en el mundo del cine, pero hace doblete en este festiva,l ya que también se encuentra en el elenco de "El buen patrón" de Fernando León de Aranoa.

"Son dos personajes muy diferentes", ha subrayado Amor, "en este caso yo no pasé miedo al rodar pero mi cuerpo sí, trabajo mucho desde lo sensorial y al llegar a casa después del rodaje mi cuerpo había vivido todo eso y necesitaba un rato para soltarlo".

Tras su paso por San Sebastián la película llegará a los cines de la mano de Sony Pictures el próximo 22 de octubre.

Magdalena Tsanis