EFEAlicante

Los yacimientos arqueológicos del Tossal de Manises-Lucentum y el de la Illeta del Banyets reabrirán mañana sus puertas al público, con la aplicación de las medidas sanitarias y de protección recomendadas y limitación de aforo, tras haber permanecido cerrados durante casi cuatro meses por la pandemia de coronavirus.

La vicepresidenta y diputada de Cultura, Julia Parra, ha explicado que "ambos enclaves, propiedad de la Diputación de Alicante y gestionados por la Fundación CV-MARQ, han sido minuciosamente preparados para garantizar la salud tanto de sus trabajadores como de los visitantes", según un comunicado de la corporación provincial.

Tanto los espacios como el personal que los atienden cuentan con todo el material de protección recomendado por las autoridades sanitarias y, en coordinación con el Área de Arquitectura de la institución provincial, se han instalado dispensadores de gel hidroalcohólico, señalética de seguridad en el itinerario recomendado, mascarillas, así como el KitMarq de Seguridad.

El recorrido de las visitas ha sido convenientemente señalizado y no se permite la circulación de personas fuera del itinerario marcado.

Además, se ha limitado el aforo para las visitas guiadas a un máximo de ocho personas de una misma unidad familiar o de convivencia análoga, y el aforo total de visitas al recinto a un máximo de cincuenta en Lucentum y de treinta en la Illeta, dentro de la misma franja horaria.