EFEValencia

Siete personalidades del mundo del valenciano se han convertido en nuevos académicos de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) para "revitalizar aún más" dicha institución, según ha expresado el president de la Generalitat, Ximo Puig.

El Palau de la Generalitat ha sido el escenario de la toma de posesión de los académicos, entre los que destaca el escritor y sociólogo valenciano Joan Francesc Mira, al que acompañan Immaculada Cerdà, Josep Martines, Carme Miquel, Brauli Montoya, Rafael Ramos y Abelard Saragossà.

Puig ha afirmado en su discurso que es "un día de fiesta mayor" y ha considerado que los nuevos académicos contribuirán "con su erudición, esfuerzo y trabajo" a que la AVL continúe como una institución "muy sólida".

El president de la Generalitat ha indicado que "hace quince años", en los comienzos de la AVL, "no todas las opiniones eran favorables a ella", pero gracias a "haber retornado a la sociedad los recursos que se les han dado" han ayudado a "reafirmar la identidad histórica" de los valencianos.

Para el máximo responsable del gobierno valenciano, la AVL es un "pilar fundamental" de la sociedad valenciana que debe hacer que "la manipulación interesada de nuestra lengua no sea nunca más motivo de discordia entre los valencianos" y debe ser "observada" por el resto de instituciones.

Por su parte, el presidente de la AVL, Ramon Ferrer, ha alertado de que se debe "fortalecer" el valenciano porque "garantiza el autogobierno y debilitarlo nos condena a ser un pueblo subalterno".

Además, ha llamado a que "impere la concordia" para que "la lengua fructifique", porque "si hay discordia, la lengua muere".

Ferrer ha destacado la "buena cosecha" que se ha recogido tras los primeros quince años de vida de la institución y ha insistido en que la AVL ha proporcionado los "instrumentos fundamentales para que cualquier persona pueda hacer uso del valenciano desde la corrección lingüística y la dignidad que merece nuestra lengua".

Asimismo, ha celebrado "su independencia" respecto a los poderes públicos, aunque se han "coordinado" con los distintos gobiernos valencianos, "tanto el anterior como el actual".

Por otra parte, ha lamentado que la crisis económica les ha forzado a "replantear" sus "acciones de promoción de la lengua".

Tras acabar "una primera etapa", el presidente de la academia ha subrayado que "la misión de la AVL" continúa, porque "la lengua es viva y reclama una atención constante por parte de nuestra institución".