EFEValència

El Museu de Prehistòria ha presentado la exposición "L'enigma del Vas. Obra mestra de l'art ibèric", una propuesta museística del período íbero que ahonda en los misterios del Vaso de los Guerreros de Llíria, una pieza de gran valor que ha suscitado diversas interpretaciones a lo largo de la historia.

La muestra, que se ha presentado hoy en el Museu de Prehistòria y que estará abierta hasta marzo de 2018, tiene como protagonista el Vaso de los Guerreros de Llíria, una de las piezas "más reconocidas del arte ibérico por ser única y excepcional", según ha expresado la comisaria de la exposición, Helena Bonet.

"El vaso, que tiene una bibliografía amplísima y se ha estudiado desde múltiples puntos de vista, siempre ha sido enigmático", ha explicado Bonet, refiriéndose al hallazgo en 1934 de un documento enterrado junto al vaso, encontrado durante una excavación del Servicio de Investigación Prehistórica (SIP) en el poblado ibérico del Tossal de Sant Miquel.

"En esta exposición se tratan preguntas y aspectos que se han planteado durante estos años, como qué significaba este vaso, quién fue el pintor que lo dibujó, quién lo encargó y a quién pertenecía", ha planteado Bonet.

La comisaria ha añadido que en la exposición también se reflexiona sobre el friso, "elemento que lo convierte en un ejemplo único, no solamente de todo el arte ibérico, sino del arte Mediterráneo".

El otro comisario de la exposición, Jaime Vives-Ferrándiz, ha planteado "la excepcionalidad de la calidad artística y del trabajo alfarero", que ofrecen datos destacados, como el grosor de 3 milímetros de las paredes.

Vives-Ferrándiz también ha destacado de la obra la creación pictórica del friso: "el friso es continuo y representa seis jinetes y seis infantes, muchos de ellos con características determinadas como escamas, que han suscitado diversas opiniones".

"El orden de la escena, aunque sea discontinuo, está marcado por dos personajes, uno armado con una espada y otro con un escudo, que están enfrentados", ha explicado el comisario.

Vives ha apuntado que, a partir de esa secuencia, se han suscitado diversas interpretaciones, debido a que para algunos investigadores representa un desfile o una celebración ritual, mientras que para otros se trata de una batalla real.

Vives ha formulado que uno de los objetivos de la exposición es conocer la sociedad íbera "que expresaba sus valores a partir de cerámicas".

"Algunas de estas cerámicas presentan escritura, letras y a veces textos escritos vinculados a las imágenes", ha explicado el comisario, a la vez que ha expuesto que los nombres, probablemente, están vinculados a las familias del Tossal de Sant Miquel que hacían el encargo.

El Diputado de Cultura, Xavier Rius, quien también ha asistido a la presentación, ha señalado la singularidad de la obra por "su tamaño, estilo y calidad" y ha resaltado la aportación y el trabajo de restauración del SIP, cuya exposición coincide con la celebración del noventa aniversario de la fundación.

El comisario ha anunciado actividades complementarias durante la exposición, como visitas guiadas a la muestra los sábados a las 11 horas, y talleres didácticos relacionados con la cerámica ibérica los sábados durante los domingos de noviembre y diciembre.

Durante las fiestas de Navidad habrá una programación especial de visitas guiadas con talleres didácticos y animaciones lectoras en la Biblioteca Infantil del museo, y a partir de enero tendrá lugar un ciclo de conferencias de especialistas sobre aspectos del vaso.