EFEMª de Mar Benlloch Carramolino Valencia

La locura ha sido siempre un tema tabú para la sociedad, pero no para el arte, que ha permitido desmitificar y reivindicar la enfermedad mental que sufrían muchas personas, y ha sido el centro cultural La Nau de la Universidad de Valencia el que ha acogido una reflexión sobre las relaciones de la sociedad con los enfermos mentales a través de una exposición que abarca seis siglos de historia.

La exposición 'La Nave de los locos, una odisea de la sinrazón', presentada este miércoles en el Centro Cultural La Nau de la Universitat, recorre los espacios de atención a la locura, hospitales y manicomios en los que fueron atendidos enfermos mentales, a través de testimonios que aportará la ciencia, los medios de comunicación y las artes.

La muestra, que estará abierta hasta el 23 de octubre, está repartida en dos salas principales, la Acadèmica y Estudi General,y una complementara, la Oberta.

En la primera de ellas, los visitantes podrán encontrar cuadros, documentos, cómics, libros, ejemplares de cine y arquitectura que ilustran la etapa vinculada con los primeros centros que acogieron a los enfermos mentales en Valencia: el Hospital de Inocentes y el Hospital General, ha señalado el comisario Cándido Polo.

En la sala Estudi General continúa el recorrido a través de materiales y objetos del periodo contemporáneo, que se inició en el último tercio del siglo XIX con el traslado provisional del centro asistencial al Convento franciscano de Santa María de Jesús, hasta la construcción del Hospital Psiquiátrico de Bétera.

Esta sala se divide también en dos periodos: ‘El manicomio de Jesús: caridad, beneficencia y reclusión durante un traslado provisional’ (1866-1989) y ‘A contracorriente: la empresa más ambiciosa y finaliza con el hospital psiquiátrico de Bétera (1973-2009).

La exposición se caracteriza por su realismo, sobre todo en la sala Oberta, donde se encuentran 113 espejos y 113 fotografías procedentes del establecimiento psiquiátrico de Bétera. La muestra 'Espejo del mundo', ha sido llevada a cabo por las artistas Patricia Gómez y María Jesús González.

Gómez ha explicado que el trabajo se inició en 2017, cuando se adentraron en el Hospital Psiquiátrico de Valencia, el Hospital Padre Jofré de Bétera: "queríamos recuperar elementos característicos del centro, porque ahora en el presente funcionan como un testimonio de lo que allí ocurrió y de las personas que se miraron en ellos".

La exposición se complementa con 'La piedra de la locura. Una historia de la terapéutica psiquiátrica’, comisariada por Enric Novella y Javier Balaguer, que se exhibe en el Palau de Cerveró y "que refleja la evolución de la concepción de la locura a nivel terapéutico, desde sus primeros remedios como las sangrías y tratamientos de origen vegetal hasta la aparición de la psiquiatría como especialidad médica", ha apuntado Novella.

La muestra pone en valor el trabajo que muchos profesionales han realizado en la cura de enfermedades mentales.

La vicerrectora de Cultura y Sociedad, Ester Alba, ha recordado la relevancia que ha adquirido la salud mental en la sociedad a raíz de la pandemia. "Es el momento de que la locura deje de ser un tema tabú y empiece a interesar a toda la sociedad", ha matizado.

Para su elaboración La Nau ha contado con aportaciones de más de 60 prestadoras públicos y privados, entre los que destacan fondos procedentes de la Diputación Provincial de València para ilustrar los múltiples rostros de la locura.

Se cuenta también con obras de artistas clásicos como Joaquín Sorolla, Francisco de Goya, José Vergara o José de Ribera, así como artistas contemporáneos desde Equipo Crónica, Artur Heras o Manuel Boix, hasta Anzo, Genovés y José Mª. Gorrís.