EFEValència

El Levante FS disputa este martes en Kaunas (Lituania) ante el Zalgiris el primer partido de su historia en la Liga de Campeones, cuya primera fase se disputa en un formato de liguilla en la que, a priori, el equipo valenciano debe ser capaz de clasificarse para la siguiente ronda.

En el mismo grupo que el Levante FS también está el Barça, al que se enfrentará el miércoles, y el Viten Orsha de Bielorusia, su rival el próximo viernes, y los tres primeros clasificados del grupo accederán a la siguiente ronda de la máxima competición continental.

El Levante FS ha viajado este lunes a Lituania y tiene previsto entrenarse en el escenario del partido esta misma tarde. En la expedición, tal y como explicó el director general del equipo, Manolo Bueno, hay optimismo con las posibilidades del equipo que dirige Diego Ríos.

“Por la historia del fútbol sala español y por el escudo que llevamos, tenemos la responsabilidad de intentar clasificarnos en una fase de clasificación de tres sobre cuatro. Tenemos que dejarnos la vida. El equipo va a competir porque ya lo ha demostrado a pesar de las muchas bajas y factores adversos”, señaló a los medios oficiales del club.

Pese a que el Levante FS debutará en la Liga de Campeones, el técnico gallego cuenta con varios jugadores con mucha experiencia a nivel internacional, como el argentino Maxi Rescia, recién subcampeón del mundo, o Fede, Roger, Rivillos, Rafa Usín y Tolrá, que ya han disputado esta competición con otros equipos.

El equipo valenciano llega a esta gran cita europea después de haber dejado algunas dudas en el arranque de la temporada en la LNFS, con una única victoria, dos empates y una derrota hasta ahora, aunque se ha visto muy mermado por las lesiones sufridas.

El Levante FS sólo ha confirmado para esta triple cita europea la baja de Álex García, pero Pedro Toro es muy probable que tampoco pueda jugar y jugadores como Rafa Usín o Gallo llegan muy justos físicamente a la primera fase de la Liga de Campeones.