EFEValència

El Valencia Basket buscará este jueves en la pista del Polkowice, en el encuentro de ida de la eliminatoria de la Eurocopa que le enfrenta al equipo polaco, un resultado que le permita pasar de ronda la semana que viene arropado por la Fonteta, es decir un triunfo o una derrota por la mínima.

El conjunto valenciano afronta este encuentro tras haber sufrido una ajustada derrota en la pista del Perfumerías Avenida en la Liga Femenina en un encuentro en el que volvió a mostrar su competitividad y en el que esa capacidad de superación le permitió reducir el efecto de sus problemas físicos.

En Polonia volverá a tenerlos porque para el encuentro serán baja Raquel Carrera, que no jugará en toda la temporada por una lesión en la rodilla, Anna Gómez, con una lesión muscular, y Ángela Salvadores, contagiada de covid-19. En cambio, recuperará a Bec Allen, aquejada de una gastroenteritis en ese último encuentro, y a Leticia Romero, superado ya el coronavirus.

Las altas y las bajas permitirán al técnico Rubén Burgos tener una rotación compensada siempre que las exteriores Cristina Ouviña y Queralt Casas superen sus problemas físicos y puedan jugar.

Enfrente tendrá a un histórico del baloncesto europeo, que en el segundo partido del último cruce sorprendió a domicilio al potente Nadezdha ruso y le derrotó por un contundente 68-87 guiado por la veterana interior griega Artemis Spanou.

Ella y la serbia Sasa Cado completan la columna vertebral de un equipo que basa su juego en el dueto que forman las estadounidenses Erica Wheeler (que ha sustituido con aparente solvencia a la estrella Feyonda Fitzgerald ) y Stephanie Mavunga, que deberán ser las principales preocupaciones defensivas del equipo de Rubén Burgos.