EFEValència

L’Alqueria del Basket, la macroinstalación de baloncesto que impulsa el empresario Juan Roig de manera conjunta al Valencia Basket, hizo este martes balance de su tercer año de vida, que ha estado marcado por la pandemia del COVID 19 y en el que la innovación y la seguridad sanitaria han sido claves para mantener la actividad.

La coordinadora del complejo, María Ángeles Vidal, resumió cómo ha sido este difícil ejercicio en el que destaca entre otros logros haber sido una pieza básica en la celebración de la ‘Fase Final Extraordinaria’ de la ACB de la pasada campaña, no sólo por los entrenamientos que acogió sino por el potente centro médico que se instaló, todo en ‘modo burbuja’.

También se subrayó que L’Alqueria fue uno de los primeros centros en los que se retomaron los entrenamientos tras el desconfinamiento y en el que se volvieron a hacer ruedas de prensa presenciales.

Vidal también recordó cómo en todo este tiempo se han realizado 1.150 videoconferencias y entrenamientos telemáticos o 25 videos de consejos para los aficionados que ayudaron especialmente a mantener la actividad en la época de mayores restricciones sanitarias.

Este tercer año de L’Alqueria ha visto también nacer un ‘laboratorio’ dirigido por Pedro Cotolí que supona una apuesta por la innovación y la investigación en torno al baloncesto y se firmó un acuerdo con la Universitat de València para promover la primera cátedra de este deporte en España.

La instalación ha continuado con su labor de “formación de formadores” con clínics presenciales, grupos de contacto y la celebración de un curso de formación nivel 4 Procoach, que organizó Sportcoach, con ponentes como Dimitrios Itoudis, Igor Kokoskov, o Jaume Ponsarnau, técnico del Valencia.

Según los datos ofrecidos, pese al cierre temporal que se tuvo que afrontar, las horas de ocupación se han mantenido con 14.232 horas de trabajo, más de nueve mil entrenamientos y cerca de mil partidos, sólo de los 51 equipos de categorías inferiores del Valencia Basket, de los que se encargan 72 entrenadores.

Respecto a la cantera del club, 25 jugadores, seis más que la pasada temporada, además de dos técnicos y un preparador físico han sido llamado por la selección española.

Desde el club también se destaca que el infantil femenino ganara la MiniCopa, que el masculino acabara cuarto en esa misma competición o que el junior fuera tercero en el prestigioso Adidas Next Generation Tournamente de la Euroliga.

También un jugador, Guillem Ferrando, inscribió su nombre en el ‘Mur dels Somnis’, un enorme panel que recoge a todos los canteranos que han debutado con los primeros equipos.

Según los cálculos de la instalación, 1.200 jugadores han participado en sus torneos, 2.734 personas han participado en eventos deportivos o empresariales relacionados con el baloncesto y 3.470 personas han visitado la instalación, una larga lista que incluye desde el legendario técnico Rick Pitino al histórico jugador José Calderón.