EFEValència

El delantero Roger Martí que, con veintiún goles pelea por ser el máximo goleador de Segunda, ha sido el jugador más determinante del Levante, en el que también han brillado José Campaña, Sergio Postigo o David Remeseiro 'Jason', pero que, sobre todo, ha lucido por su equilibrio y compromiso.

Los veintidós futbolistas que dirige Juan Ramón López Muñiz, a los que hay que sumar el delantero Rafael Martins y el portero Àlex Remiro que abandonaron el club en el mercado de invierno, han ofrecido colectivamente un nivel todavía mejor que el individual.

La plantilla, confeccionada el pasado verano por el director deportivo, Vicente Blanco 'Tito', ha destacado por su alta competitividad en cada demarcación, con dos jugadores por puesto, y por su alta dosis de entrega y sacrifico.

El bloque formado y la unión han sido fundamentales en el meteórico ascenso a Primera División, aunque Roger, Campaña, Postigo, Jason y, en el tramo final, el portero Raúl han brillado con luz propia durante el ejercicio.

Quizá una de las decisiones más importantes de Tito al llegar en mayo del año pasado fue ejecutar la cláusula para retener a Roger, que regresaba tras su cesión en Valladolid y, ya en verano, aumentar esa confianza en el delantero al ampliar y mejorar su contrato hasta 2019.

El atacante valenciano no defraudó y se ha colocado entre los tres mejores goleadores en la historia del Levante en una misma temporada.

El valor de mercado de este delantero de 26 años se ha disparado. Roger tiene una cláusula de rescisión de contrato de ocho millones de euros, que se eleva hasta los quince con el equipo en Primera.

El segundo máximo realizador y revelación de la plantilla es Jason, quien como Roger regresó el pasado verano tras haber estado cedido, en su caso en Albacete, y que ha cuajado una brillante temporada en ataque con diez goles decisivos. Su futuro también está por resolver, pues tiene la ficha más baja del grupo.

Sin el glamur de los goles pero con un rendimiento tan bueno como el de Roger y Jason, el defensa Postigo, autor del gol del ascenso ante el Oviedo, y el centrocampista Campaña, a quien Muñiz ya dirigió el año pasado en el Alcorcón, han sido clave. Postigo es el jugador que más minutos ha disputado y Campaña, el cuarto.

La aportación de Raúl Fernández, que aspira a ser el portero menos goleado de Segunda, también lo ha sido, sobre todo en los últimos partidos.

En la misma línea han rendido el capitán Pedro López en defensa o el centrocampista José Luis Morales, cuyas prestaciones quizás no han sido las esperadas en el aspecto goleador, aunque ha sido un fijo para el técnico asturiano.

En un segundo escalón aparecen futbolistas con casi una treintena de participaciones, como Chema Rodríguez, Natxo Insa, Javier Espinosa, Toño García, Rober Pier o Jefferson Lerma, que han sabido dar el máximo rendimiento en su posición y también son responsables del ascenso.

Más secundario ha sido el papel de Abraham Minero, Verza, Paco Montañés, Rubén García, Víctor Casadesús e Iván López, pero su presencia en el equipo ha permitido al entrenador tener un recambio de garantías ante lesiones o sanciones de sus compañeros. Todos ellos han cumplido siempre que han jugado.

El único lunar de la plantilla ha sido, curiosamente, el del fichaje más caro, pues el Levante pagó casi un millón de euros a Racing de Avellaneda por el defensa Esteban Saveljich que apenas ha jugado 140 minutos y que, además, protagonizó un enfrentamiento con Muñiz al negarle el saludo cuando fue sustituido en un encuentro.

También residual ha sido la participación de los dos fichajes en el mercado de invierno, ya que el atacante Juan Muñoz apenas ha disputado dos partidos, aunque frente al Elche (2-1) marcó el gol de la victoria de penalti, y el portero Oier Olazábal ni siquiera ha debutado.