EFEValència

El base del Valencia Basket Sam Van Rossom adelantó que en el segundo encuentro de la serie de cuartos de final de la Liga Endesa que les enfrenta al Bitci Baskonia y en el que están obligados a ganar para no quedar eliminados será "clave" que sepan atacar "la defensa de cambios" del equipo vasco que les quitó "ritmo" en ataque en el primer encuentro y controlar mejor el rebote defensivo "para poder correr".

“Es una pista muy complicada, un equipo muy físico, que ya sabemos a lo que quieren jugar y no va a ser fácil. Pero vamos a darlo todo y tenemos que sacar una victoria de allí”, apuntó en declaraciones facilitadas por el club.

El Valencia Basket fue capaz de imponerse ya en pista del equipo alavés en la fase regular pero el jugador belga recordó que ese encuentro también les debe hacer ver la solidez del rival al que se enfrentan

"El partido que ganamos allí también fue con muchos altos y bajos. Empezamos muy bien, llegamos a ganar de casi veinte puntos pero luego remontaron y eso dice mucho de la calidad que tienen ellos, que no se vuelven locos en ningún momento, siguen con su juego. Tienen jugadores que van muy directos al aro y vamos a tener que parar eso”, advirtió.

El encuentro del martes fue el primero para Van Rossom desde que fue padre por primera vez, algo que dijo que le pasó factura de entrada. “Me costó entrar un poco en la primera parte pero en la segunda parte fue mejor y espero seguir en esta línea en el segundo partido”, afirmó.

En ese choque con sus nueve asistencias se convirtió en el jugador que más pases de canasta ha dado en la historia del club por delante de Salva Díez.

“Es un honor para mí estar allí, llevo muchos años en el club y cuántos más años juegas en un club más opciones tienes de llegar a estas cifras. Para mí es un orgullo pero no es más que un hito personal. Al final lo que más me importa es que gane el equipo y si puedo ayudar en este aspecto, mejor", concluyó.