EFEValència

La Comunitat Valenciana duplicará al cierre de 2021, con los cierres de oficinas previstos por CaixaBank solo para este mes de diciembre, el ajuste en sucursales llevado a cabo por todo el sector en el primer semestre del año y, junto con el de Banco Sabadell, triplicará el balance hasta junio.

Así lo muestran los datos: el próximo mes, CaixaBank cerrará 156 sucursales en la Comunitat como consecuencia del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) derivado de la fusión con Bankia, el mayor de la historia de la banca española con 6.452 salidas voluntarias de empleados en España.

Entre el 1 de enero y el 1 de marzo habrá también nuevas salidas con la previsión, según indicó la entidad, de que antes del 31 de marzo de 2022 haya dejado CaixaBank aproximadamente el 70 % de los trabajadores previstos, es decir, unos 4.500 empleados.

De enero a junio, en la Comunitat han cerrado 112 oficinas del conjunto de entidades bancarias, de las que 57 corresponden a la provincia de Valencia, 46 a la de Alicante y 9 a la de Castellón, por lo que los cierres programados por CaixaBank (156) supondrán duplicar los realizados hasta esa fecha por todo el sector, según cifras consultadas por EFE a los sindicatos UGT PV y CCOO PV.

Unos movimientos que resultan de las integraciones de oficinas de CaixaBank y Bankia tras la fusión, para evitar duplicidades, y que han sido pactados con los representantes de los trabajadores, según afirman otras fuentes del sector, que recuerdan que en muchos casos se integran en oficinas con más servicios y más modernas dentro del modelo "store" que ha puesto en marcha la entidad.

Según la información que proporcionó CaixaBank en octubre, el objetivo es alcanzar una red de 725 oficinas "store", de atención personalizada, en abril de 2022 en toda España; de ellas, 144 son nuevas aperturas y 44 entran en funcionamiento este año. En la Comunitat Valenciana, la entidad cuenta con 41 oficinas "store" y prevé llegar a 61 en abril del próximo año.

Se trata de oficinas más grandes, con horario ampliado y más servicios, que ofrecen al cliente un gestor personal de referencia, experto en la atención a un segmento de clientes específico, con el que puede concertar cita; cuentan con una zona de cajeros disponibles las 24 horas que facilitan hacer todo tipo de operaciones, incluida la contratación de productos, como préstamos personales, y disponen de reconocimiento facial para permitir reintegros sin PIN.

Si a los cierres programados por CaixaBank se suman los cierres de Sabadell, la cifra se triplica: hasta el 16 de octubre esta entidad ha realizado 79 -algunos incluidos en los 112 de enero a junio- y acaba de cerrar el periodo de adhesión al ERE que afectará en la Comunitat Valenciana a 375 empleados (237 en Alicante, 111 en Valencia y 27 en Castellón), con el cierre del 30 % de las oficinas (79 sucursales de las 263 actuales), según los datos que los sindicatos han dado en las concentraciones realizadas durante la negociación del expediente.

Respecto a BBVA (250 salidas en la región), Unicaja y Santander, las fuentes sindicales no disponen de datos de oficinas cerradas aunque en el último caso en el primer semestre han sido 93, es decir, la mayor parte de las 112 totales entre enero y junio.

"Las curvas que vienen para el sector van a ser fuertes", aseguran fuentes de UGT PV en referencia a los ERE del sector financiero, en concreto a la fusión de CaixaBank y Bankia, dos grandes entidades en la Comunitat que integraron marcas históricas valencianas como fueron Banco de Valencia y Bancaixa.

En toda España, en los tres primeros trimestres de 2021 se han cerrado 3.885 oficinas en el sector y la previsión apunta a otras 1.000 más en el último trimestre del año. En cuanto a despidos, han salido del sector financiero español 18.117 personas, una cifra que aumentará hasta las 22.000 a finales de este ejercicio.

Unas magnitudes que hablan de una reconversión todavía mayor que la industrial de los altos hornos de los años ochenta del siglo pasado y que va a provocar que la ratio de oficinas por habitante en España sea inferior a la que existe en el entorno europeo, según apuntan fuentes de Comisiones Obreras.

Además, señalan que esta brecha se va a agrandar porque los ajustes del sector bancario no acaban este año.

Para no dejar desatendida la población de núcleos urbanos pequeños o aldeas, las oficinas han organizado oficinas móviles en microbuses, pero surgen dudas sobre si estos servicios se mantendrán pasado un tiempo. ¿Y dentro de cinco años?, se preguntan desde UGT.

En el caso de CaixaBank, la entidad mantiene el compromiso de no abandonar ninguna localidad y su previsión es que en 2022 el 41 % de las oficinas de su red se situará en poblaciones de menos de 10.000 habitantes. En el conjunto del país, tiene presencia en más de 2.200 municipios y en 389 es la única entidad con representación, y cuenta con oficinas móviles ("ofibuses"), que dan servicio a 270.000 personas en 430 municipios.

Según señalan los sindicatos, hay otras comunidades con problemas más graves de despoblación que la valenciana, como son Extremadura, Galicia o País Vasco.

Inmaculada Martínez