EFEValència

El 67 % de los médicos de familia y pediatría de la Atención Primaria de la Comunitat Valenciana cree que su centro de salud no está preparado para un rebrote de la COVID-19 y un 86 % asegura que su centro no ha recibido los recursos tecnológicos anunciados por la Conselleria de Sanidad para favorecer las consultas telemáticas tras la crisis sanitaria.

Estas son algunas de las conclusiones de una encuesta a 611 médicos de familia y pediatras sobre la situación de la Atención Primaria en la Comunitat tras la COVID-19, hecha del 15 al 29 de junio por el Foro de Médicos de Atención Primaria de la Comunitat Valenciana (FOMAP-CV).

La portavoz de FOMAP-CV y presidenta de la Sociedad valenciana de medicina familiar y comunitaria (Sovamfyc), María Ángeles Medina, ha asegurado a EFE que los resultados de la encuesta reflejan la "decepción y falta de confianza" de los médicos.

La encuesta revela que el 36 % de los médicos asegura que no dispone de un protocolo escrito desarrollado desde la dirección de su departamento y orientado a la desescalada en Atención Primaria, algo de lo que afirma sí disponer, aunque no desde el principio, un 38 %. El 17 % asegura que sí que tiene un protocolo "claro y conciso".

Preguntados por si han tenido a su disposición material de protección suficiente y adecuado para los profesionales de todo el centro de salud según el riesgo de exposición y el momento de la crisis sanitaria, y el 72 % contesta que "actualmente sí", un 18 % considera que "nunca" ha sido suficiente; y respecto a los refuerzos de personal, el 44 % responde que no se ha contratado a nadie en su centro de salud.

A la pregunta de cómo considera que ha sido la respuesta de la Conselleria a la hora de dar instrucciones para el manejo del Programa de Salud Infantil y las inmunizaciones durante el periodo de pandemia de la COVID-19, el 84 % afirma que ha sido "lenta" o "muy lenta" y el 15 %, que ha sido "adecuada".

Un 70 % de los encuestados asegura que no ha tenido apoyo administrativo en la recopilación de los lactantes y niños para actualizar calendarios vacunales.

Respecto a la existencia en su centro de salud de un círculo de entradas diferenciado para pacientes sospechosos de la COVID-19, el 75 % asegura que sí lo hay y un 24 % que no lo tiene; y de un triaje a la entrada para detectar fiebre u otros síntomas de coronavirus, el 77 % afirma que sí lo tiene y el 21 % que no.

Además, el 70 % de los médicos dice haberse encontrado en alguna ocasión con actividad teóricamente libre de exposición de la COVID-19 con el paciente dentro de la consulta.

El 75 % de los encuestados corresponde a médicos de familia y comunitaria, y un 23 % pediatras; del total, más de la mitad (53 %) ejerce en Atención Primaria desde hace más de 20 años, el 21 % entre 10 y 19 años y el 15 % menos de 5 años, según la encuesta, que señala que el 51 % tiene plaza en propiedad, el 32 % es interino sin plaza vacante, el 5 % está en una sustitución temporal y el 3 % es residente.

Preguntado por si considera que los colegios de médicos pueden participar activamente en la mejora de las condiciones de la asistencia sanitaria para la Atención Primaria, el 86 % considera que sí y solo un 7 % dice que no, mientras que casi la totalidad de los encuestados (97 %) cree que las entidades colegiales deben exigirle a la Administración el cumplimiento de las medidas necesarias para el correcto ejercicio de la medicina.

Respecto a las agresiones a sanitarios, el 92 % asegura que la Conselleria debería trabajar más estrechamente con los colegios de médicos en su prevención, y un 86 % considera que las entidades colegiales deben tratar temas de vigilancia y supervisión de los requisitos de titulación para contratos en el sistema sanitario público en el ámbito de la Atención Primaria.

Además, el 89 % de los facultativos encuestados cree que el colectivo médico no está suficientemente representado en los puestos directivos de la Administración, y casi la totalidad (97 %) opina que es necesaria la profesionalización y despolitización de los cargos directivos.

Asimismo, el 82 % ve necesario crear una Dirección General de Atención Primaria y el 86 % de una Dirección de Pediatría de Atención Primaria en cada departamento de salud, mientras que el 70 % afirma que la apertura de los puntos de atención continuada (PAC/PAS) las 24 horas del día puede contribuir en la mayoría de las condiciones asistenciales de médicos y pediatras de Atención Primaria.

Para paliar la sobrecarga asistencia en los centros de salud, un 83 % propondría medidas de contención por parte de la Administración, el 76 % limitar el cupo de pacientes a 1.500 por médicos de familia y 900 por pediatra; y el 54 %, crear la figura del administrativo sanitario. EFE

ct/cbr