EFEValència

El Palau de la Música de València cumple tres años cerrado, desde que se produjo la caída de los techos de sus dos principales salas, a la espera de que el Ayuntamiento adjudique la obras para su rehabilitación integral, un proceso que se encuentra ya en marcha.

El Consistorio se encuentra inmerso en el proceso de licitación de esta actuación, cuyo presupuesto se cifra en 12,6 millones de euros con un plazo de ejecución de 15 meses, y a la que se han presentado un total de cinco empresas.

La mesa de contratación del Ayuntamiento está en pleno proceso de abrir los diferentes sobres presentados por las empresas interesadas, aunque desde el Gobierno local prefieren no dar todavía plazos para la adjudicación de estas obras a la espera de que el proceso finalice sin contratiempos.

La concejala de Gestión de Recursos, Luisa Notario, ha explicado a EFE que ante la envergadura e importancia del proyecto se está tratando de hacer la valoración lo más rápido posible, respetando siempre las máximas garantías de un proceso que ha estado paralizado durante unos 8 o 9 meses, debido a la pandemia y a dos recursos presentados.

EL ORIGEN DE LOS PROBLEMAS

Los problemas del Palau de la Música se iniciaron el 18 de noviembre de 2018, cuando parte del techo de la Sala Iturbi se desprendió a causa de unas filtraciones por las intensas lluvias que cayeron en la ciudad durante esos días, lo que obligó a cancelar todas las actividades programadas.

Unos siete meses más tarde, el 29 de junio de 2019, se produjo un segundo desprendimiento, esta vez de parte del techo de madera de la Sala Rodrigo debido a que se encontraba debajo de los conductos del aire acondicionado en una construcción -se inauguró el 25 de abril de 1987- antigua e inapropiada.

Los desperfectos detectados en ambas salas llevaron a los responsables del Palau a abordar una intervención global del edificio, que incluiría la renovación de diferentes instalaciones para disminuir su consumo energético, la reparación de la fachada y la eliminación de las filtraciones.

Ello llevó a su cierre temporal, aunque con la programación reubicada en otros espacios de la ciudad cuando lo ha permitido la pandemia.

REHABILITACIÓN PARALIZADA

El camino para conseguir un edificio más sostenible y eficiente no ha sido fácil porque a los desplomes y al cierre del Palau se han unido durante estos tres años sentencias, recursos ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (Tacrc), la pandemia e incluso un robo, que han paralizado su rehabilitación y ralentizado aún más su esperada reapertura, prevista inicialmente para 2023.

El Colegio de Arquitectos fue el primero en interponerse al recurrir ante el Tacrc los pliegos de la licitación de los servicios de redacción del proyecto básico y de ejecución, dirección de obra y coordinación de seguridad. Fue desestimado y en marzo de 2020 se pudo levantar la suspensión del procedimiento de contratación.

Unos meses después, en agosto de 2020 -se denunció en septiembre-, el auditorio sufrió el robo de más de 5.000 euros, un caso que quedó archivado al no poder identificarse a su autor.

El Palau también superó un tropiezo judicial: el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) anuló el nombramiento de su director, Vicente Ros, tras un recurso interpuesto por un defecto de forma, aunque fue ratificado en octubre de 2020 tras repetirse la votación.

El proceso se volvió a encallar por el recurso ante el Tacrc de la UTE formada por Paredes Pedrosa Arquitectos y Valnu Servicios de Ingeniería por la adjudicación del contrato de redacción del proyecto básico de ejecución y dirección a Santa Tecla Arquitectos.

El recurso fue desestimado en marzo de este año, lo que permitió formalizar el contrato con la adjudicataria, que tenía tres meses para presentarlo, e iniciar después el proceso de licitación de las obras, que ya está en marcha.

LA OPOSICIÓN MANTIENE SUS CRÍTICAS

Los grupos de la oposición en el Ayuntamiento mantienen sus críticas a la gestión realizada en este emblemático edificio, icono cultural de València, por el retraso en licitación de las obras y el "nulo interés" que, a su juicio, tiene el Gobierno local por este espacio.

Desde el PP critican la "lenta e improvisada gestión" del alcalde, Joan Ribó, y del PSOE, que siguen sin dar una fecha de reapertura, y ha llegado a exigir el "cese de inmediato" a la concejala de Cultura, Gloria Tello, tras "el desastre y abandono" del Palau de la Música.

Ciudadanos, por su parte, ha denunciado la "improvisación" que desde el principio ha habido en el proceso de adjudicación de la redacción del proyecto, y desde Vox se ha acusado al Ayuntamiento de seguir "con el despilfarro" y olvidarse de "una obra emblemática para la ciudad".

Carla Aliño