EFEValència

El sector turístico de la Comunitat perdió 2.831,2 millones de euros desde el mes de marzo al 1 de junio de 2020, debido a la caída vertical de los turistas, que descendió a cero durante abril y mayo a causa del confinamiento provocado por la COVID-19.

La cifra proviene de varios informes publicados por Turisme Comunitat Valenciana, que apuntan a que en marzo las pérdidas fueron de 812,2 millones de euros, con una caída de los turistas de más de 900.000.

En abril, las pérdidas del sector fueron de 1.016,2 millones de euros, con una pérdida de turistas de más de 1,5 millones.

En mayo, las pérdidas ascendieron a 996,8 millones de euros y al 100 % de los visitantes, lo que arroja además un cálculo muy superior a los tres millones de turistas que dejaron de venir a la Comunitat en esos meses.

El impacto de esta caída de los ingresos será muy importante en la economía de la Comunitat, ya que el peso del sector turístico en PIB valenciano es muy alto.

Una estimación básica en función de las cifras de otros ejercicios y de las tendencias estimadas antes de la crisis sanitaria permite afirmar que en 2020 el Turismo hubiera seguido representando en torno al 15 % del PIB de la Comunitat, mientras que su aportación anual se hubiera situado en cerca de los 18.000 millones de euros.

Según esta estimación, esta caída del sector turístico podría suponer, por sí sola, un pérdida cercana a los 2,5 puntos en el PIB de la Comunitat.

La crisis económica derivada de la COVID-19 tendrá un impacto sobre el PIB valenciano que rondará el 9,6 %, según un informe de Funcas publicado en mayo, y en buena medida, ello se deberá a la caída del turismo.

Otro informe también publicado el pasado mes de mayo, este de los expertos del BBVA, sitúa en un 8,3 % la contracción de la economía valenciana para este año y explica en el elevado peso del sector turístico sobre el PIB de la Comunitat Valenciana este fortísimo impacto de la COVID-19. El mismo informe sitúa en un 7,4 % la caída del empleo.

El informe de mayo contrasta con el de febrero, cuando el mismo servicio de estudios del BBVA esperaba un avance del 1,5 % en 2020 para la economía valenciana.

España arrancó el año con datos que apuntaban a que la creciente llegada de turistas internacionales tendería a mantenerse en 2020, mientras su gasto seguiría repuntando, en línea con el objetivo del sector de apostar por la rentabilidad frente a la cantidad, según el INE.

Francisco Tomás-Valiente