EFEValencia

El Valencia Basket ha vuelto al trabajo este lunes en L'Alqueria del Basket, en la que ha sido la primera sesión de pretemporada de un equipo que vivirá un año muy especial sumando a su segunda participación en la Liga Dia, su primera experiencia internacional disputando la Eurocopa.

Alternando trabajo en pista y físico en el gimnasio de la instalación, el equipo ha iniciado su preparación con las caras nuevas y la alegría de ver a Marina Lizarazu trabajando con normalidad una vez superada la lesión que le impidió debutar la pasada temporada.

El equipo estará casi al completo los próximos días con la llegada de Joy Adams, a falta de que se incorpore Meiya Tirera, flamante bronce con Malí en el Afrobasket.

Un año más, el cuerpo técnico lo liderará Rubén Burgos, que volverá a contar con Santi Pérez como técnico ayudante. Esta temporada con la novedad de la incorporación de Laura Cucarella también en esas funciones.

Andreas Farakos continuará siendo el delegado y Pau Alcácer repetirá al cargo de la preparación física. Otra de las novedades llegará en el trabajo de fisioterapia. Julia Cerrillo será la responsable en este apartado, contando con la ayuda de Josep Galán.

Valencia Basket continuará trabajando estos días en las instalaciones del club y afrontará su primer partido amistoso el 9 de septiembre frente al Tarbes francés.