EFEValència

El Valencia Basket presentó este miércoles la sexta edición del calendario solidario que los jugadores y jugadoras de las primeras plantillas del club realizaron junto a jóvenes del Colegio de Parálisis Cerebral Infantil de Cruz Roja de Valencia, a quien irán destinados los beneficios.

El calendario se puede adquirir desde ya en la tienda oficial del Valencia Basket con un precio de cinco euros y los voluntarios de la Cruz Roja lo ofrecerán en L’Alqueria del Basket durante los días de la Fase Previa de la Minicopa Endesa, entre el 6 y el 8 de diciembre.

Cristina Durán, ilustradora encargada del diseño del calendario y madre de un alumno del centro, ha ejercido de portavoz del AMPA del Colegio para “mostrar su agradecimiento a Valencia Basket, a Cruz Roja y al Colegio porque todos los profesores y los monitores nos ayudan mucho a montar ese día de las fotos, que es bastante complicado”.

“Este calendario nos ayuda por un lado a visibilizar y normalizar nuestra realidad, que nuestros hijos e hijas están integrados en la sociedad. Y a sufragar muchos gastos extra. Con los ingresos del año pasado pudimos financiar unas terapias de canoterapia que son importantísimas para su desarrollo y para que vayan adquiriendo la mayor independencia posible”, explicó.

José Vicente Rodríguez, director del colegio, explicó que al alumnado “les hace una enorme ilusión, algo que dura todo el año y siempre nos están preguntando cuándo va a venir otra vez el día de la foto”.

El base Guillem Vives agradeció a la Cruz Roja y al propio colegio “el trabajo que hacéis con estos niños y con otros muchos aspectos” y dijo que a los jugadores les hace “mucha ilusión poder estar ese tiempo con ellos y verles las caras de felicidad es algo increíble”.

Por su parte, la alero Irene Garí destacó que para el equipo “es un día especial compartir ese momento con los niños y niñas” y que “ellos se lo pasan bien pero nosotras nos damos cuenta de la felicidad que tienen y como eso nos aporta a nosotras felicidad y energía”.

“Nos quejamos de los pequeños problemas de nuestro día a día, pero ves sus caras y se te pasa todo. Verlos en los partidos y la ilusión que les hace cuando te acercas a darles un abrazo, eso es incalculable”, apuntó.