EFEValència

El rendimiento ofrecido por el futbolista del Valencia Ferran Torres en los dos últimos partidos ha supuesto la explosión definitiva de un extremo de los de antaño y de los que escasean en el fútbol actual pero que estaba llamado a ser protagonista en la elite tras brillar con fuerza en la categorías inferiores.

A sus 19 años, Ferran empezó el curso pletórico de confianza como campeón de la Eurocopa Sub19 y como uno de los artífices de ese triunfo, al ser el autor de los dos goles que España le marcó en la final a Portugal.

Si el sábado ante el Granada el jugador de Foios lograba cerrar el marcador (2-0) en el tiempo añadido para redondear una brillante actuación, el martes pasado fue la clave de la goleada valencianista al Lille (4-1) que dejaba vivo al Valencia en las dos ultimas jornadas de la fase de grupos de la Liga de Campeones.

La lesión del hispano-ruso Denis Cheryshev a la media hora de partido ante los franceses dio entrada al joven extremo de la cantera del Valencia para vivir su primera gran noche europea y con todos los focos apuntándole tras el choque por su sobresaliente actuación.

Ante el conjunto francés, Ferran cambió el ritmo del equipo de Albert Celades y convirtió la banda derecha de los de Mestalla en un auténtico calvario para los franceses, incapaces de frenar la velocidad y la calidad del valenciano.

Al igual que ante el Granada, partido en el que ya fue titular, Ferran rubricaba su actuación con el gol que cerraba la cuenta ante el Lille para erigirse en el mejor jugador del encuentro ante una grada volcada y entregada al que se perfila como uno de sus nuevos ídolos.

Estas dos actuaciones más recientes están lejos de ser fruto de la casualidad y son más una progresión de un futbolista talentoso que esta temporada ya dejó su impronta en San Mamés en la victoria del Valencia por 0-1 ante el Athletic Club, entre otros partidos.

En los últimos partidos ha aportado gol a su buen uno contra uno y su facilidad para centrar desde la banda, lo que le supone un empujón mental para sacar con naturalidad todo el fútbol que lleva dentro.

Se da la circunstancia de que Marcelino García Toral planeó, al igual que en el caso de Kangin Lee, darle salida esta temporada a otro equipo en calidad de cedido para que pudiera tener minutos y evolucionar en su carrera ante la posibilidad de que no tuviera en Valencia las oportunidades necesarias ante la presencia en la plantilla de otros futbolistas más consolidados que cortasen su progresión.

Sin embargo, el rosario de lesiones que asola al Valencia esta temporada ha facilitado que su presencia en el once de Albert Celades contribuya a su consolidación en el primer equipo y que su protagonismo este curso pueda ser mayor del que se podía prever a principio de curso.

Curiosamente, la intención de querer ceder a Ferran y Kangin fue uno de los argumentos expuestos por el presidente del Valencia, Anil Murthy, para la destitución de Marcelino, ya que se consideraba que el asturiano no compartía la apuesta por los jóvenes valores que sí tenía la propiedad del club.

Tras la acumulación de elogios recibidos por Ferran en los últimos días, Albert Celades quiso frenar la euforia al recordar que "solo tiene 19 años" y que aunque están "muy contentos con él" necesitan "más de él".

"También pasa con Kangin. Necesitamos más de ellos, pero hay que dejarlos tranquilos, darles normalidad, espacio y tiempo para que ofrezcan un rendimiento acorde a un futbolista del Valencia", dijo el técnico catalán ante los medios al acabar el partido ante el Granada.

César Toldrá